Arturo sigue los pases de su padre y firma con Top Rank

Gustavo Rangel

Pareciera que el destino del joven boxeador houstoniano, Arturo Márquez estaba marcado desde el momento que fue puesto en la cuna, y es que la sangre de pugilista corría por sus venas.

Arturo es el hijo del ex campeón del mundo, Raúl “El Diamante” Márquez, y desde pequeño esa sangre ‘caliente’ lo seducia a que se pusiera los guantes desde muy pequeño para seguir los pasos de su padre, pero su padre y madre no lo dejaban.

Luego de tanta insistencia Arturo los convenció, y a los 12 años comenzó a dar sus primeros pasos en el ring.

Con la ayuda de su abuelo (Arturo Márquez Sr.) y el apoyo de su padre, Arturo comenzó a competir en los niveles juveniles al grado de convertirse en una de las promesas olímpicas de los Estados Unidos.

Arturo quería llegar al sueño olímpico tal como lo logró su padre en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 donde “El Diamante” ganó medalla de bronce antes de dar el salto al profesionalismo.

Lamentablemente el sueño olímpico se le negó a Arturo al no lograr ganar un espacio en el equipo olímpico de boxeo para los próximos Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro 2016.

Pero esa etapa ha quedado atrás para el hijo del “Diamante” y un nuevo horizonte aparece en la vida del talentoso boxeador.

Después de haberlo visto en acción durante su pelea de debut como profesional, el promotor Bob Arum de Top Rank decidió contratarlo a su establo. El pasado 19 de marzo Arturo ganó su primera pelea por la vía del nocaut y a la vez impresionó a Arum.

Como amateur Arturo ganó 60 peleas y solamente perdió 10. Arturo firmó su contrato con Top Rank este pasado fin de semana en Las Vegas donde pudo presenciar el pleito entre Manny Pacquiao y Tim Bradley.

“Voy a trabajar muy duro para poder ganar un campeonato mundial y con la ayuda de una promotora como Top Rank creo que puedo lograrlo porque saben cómo mover a sus peleadores y hacerlos campeones”, comentó Arturo.

“El Diamante” también fue representado por Top Rank durante su carrera profesional y bajo la guía de Arum logró alcanzar un título mundial.

“Es un honor que alguien como Arum esté interesado en representar a mi hijo y ahora nos toca seguir trabajando duro con Arturo para que siga demostrando que tiene lo necesario para convertirse en un campeón mundial”, dijo “El Diamante”.

Arturo y su familia decidieron no seguir el sueño olímpico porque ya no tenía sentido seguir cuatro años más buscando llegar a las Olimpiadas, especialmente que ahora en los niveles amateur ya no se compite con careta en el ámbito internacional.

“Mi nieto (Arturo) quería seguir en el boxeo y decidimos que mejor sería dar el salto al profesionalismo porque confiamos que tiene las condiciones para poder llegar lejos”, comentó el abuelo de Arturo.

Los planes para Arturo ya están en marcha y se espera que muy pronto vuelva al cuadrilátero para su segundo combate. Es probable que su próximo combate se lleve a cabo en Laredo, Texas donde Top Rank tiene planeada una función en mayo.