EDITORIAL: Se va el jefe de la Policía de Houston

Gustavo Rangel

Cuando un nuevo alcalde llega al poder es casi un hecho que se van a dar todo tipo de cambios en los diferentes departamentos del Municipio. La renuncia del jefe de la Policía de Houston (HPD), Charles McClelland este martes es una de esas modificaciones.

El nuevo alcalde, Sylvester Turner tendrá que buscar su remplazo para finales de febrero. McClelland se convirtió en el jefe de HPD en el 2010 cuando la ex alcaldesa, Annise Parker lo nombró al cargo.  Desde entonces el jefe tuvo momentos de éxito y otros muy controvertidos.

Su iniciativa de crear el Centro de Crimen, diseñado para responder en tiempo real, fue uno de esos momentos altos en su trayectoria como jefe. Pero su decisión de armar a más de cinco mil policías con pistolas ‘tazer’ no fue una de sus más populares.

Bajo su mando también se registraron varios casos de supuestos abusos de brutalidad policiaca, varios de ellos actualmente se encuentran en las manos del Departamento de Justicia.

McClelland es un veterano de tres décadas con HPD y su llegada al puesto más importante de dicho departamento habla de una trayectoria importante.

Sin embargo el jefe durante su mandato no logró reforzar los lazos de confianza entre la comunidad y el departamento, especialmente con los hispanos y afroamericanos. Surgieron varias tensiones que se dieron entre activistas de la comunidad afroamericana e hispana con el jefe.

La Prensa de Houston estuvo presente en una junta comunitaria donde quedo evidente que un sector de la comunidad no aprobaba del trabajo de McClelland.

La decisión de retirarse de McClelland quizás ha sido tomada porque el nuevo alcalde de cualquier forma iba a nombrar a un nuevo jefe de policía. Durante su campaña, Turner dejo claras sus intenciones de que iba a buscar nuevas alternativas para combatir el crimen y en numerosas ocasiones señaló que la seguridad necesitaba ser mejorada en la ciudad.

No es una sorpresa que McClelland sale de su cargo, era de esperarse. Ahora estaremos a la expectativa de quien será nombrado por Turner, pero está claro que el nuevo jefe tiene mucho trabajo esperándolo.

La seguridad en los barrios de bajos recursos necesita mejorarse y Turner prometió en su campaña que esta sería una de sus prioridades.

Además el nuevo jefe necesita buscar la manera de recuperar la confianza que ha perdido el departamento con ciertas comunidades. Si la comunidad no confía en sus policías, esto solamente beneficia a los criminales.

El nuevo jefe necesita llegar al cargo dispuesto a escuchar y atender las necesidades de todos los houstonianos.