El Bronco ganó con la raza

México.- Jaime Rodríguez El Bronco hizo historia en México al convertirse en el primer candidato independiente que gobernará un estado del país, tras ganar la Gobernación de Nuevo León a los aspirantes de los principales partidos, con 49 % de los votos.
Su triunfo en el estado más rico del país por su potente industria propinó un duro golpe al oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), que obtuvo un 23,6 %, seguido muy de cerca por el conservador Acción Nacional (PAN) con el 22,5 % de los sufragios.
En unos comicios en los que se estrenaron las candidaturas independientes incluidas en la reforma político-electoral aprobada en 2014, Nuevo León demuestra el hartazgo de los ciudadanos hacia los partidos y la necesidad de un cambio en la forma de gobernar.
“Nuevo León será el inicio de la segunda Revolución Mexicana que cambiará la conciencia y la actitud de muchos”, dijo Rodríguez, de 57 años, quien destacó que ese estado, el más industrializado del país, “ha dado una muestra de que en las urnas se pueden cambiar las cosas”.
El político fue miembro del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) por más de 30 años, pero en septiembre del año pasado renunció para presentarse como candidato independiente.
La postulación de candidatos independientes es posible en México luego de la reforma política-electoral promulgada en 2014 y en el caso del Bronco despertó muchas expectativas por tratarse de un político de personalidad, buen verbo y fama de haber combatido la corrupción cuando fue presidente del municipio de García.
“Agradezco a los ciudadanos el respeto y respaldo que nos dieron hoy; en manos de ellos estuvimos y en manos de ellos estará el Gobierno porque (el mío) va a ser un Gobierno ciudadano”, apuntó.
La votación en Nuevo León ha sido una de las más seguidas en las elecciones celebradas este domingo en el país para renovar 2.016 cargos, entre ellos la Cámara de Diputados y los gobernadores de nueve estados.
En el resto del país
Aunque el PRI perdió Nuevo León, donde gobierna con Rodrigo Medina, se impuso en seis de los nueve Gobiernos estatales en juego en las elecciones del domingo, aunque en dos de ellos -Colima y San Luis Potosí- la pelea estuvo muy cerrada.
Así, el partido del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, recuperó los estados de Guerrero, que estaba en poder del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), y Sonora, gobernado actualmente por el PAN.
En Guerrero el candidato del PRI, Héctor Astudillo, obtuvo unos 60.000 mil votos más que su principal contendiente, Beatriz Mojica, y puso fin a una década de Gobierno del izquierdista PRD.
Los votantes pasaron la factura al PRD por la desaparición de 43 estudiantes el pasado mes de septiembre a manos de autoridades corruptas y miembros del crimen organizado, un caso que causó una gran conmoción dentro y fuera del país.
El entonces alcalde de Iguala, José Luis Abarca, postulado por el PRD en las elecciones de 2012, está en prisión acusado de ser el autor intelectual del ataque a los alumnos de la Normal Rural de Ayotzinapa el 26 de septiembre pasado, que dejó un saldo de seis muertos y 43 desaparecidos.
El mismo caso precipitó a finales de octubre pasado la renuncia del entonces gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, en medio de una ola de protestas que incluyó ataques a edificios públicos y bloqueo de carreteras.