El país consternado y de luto por la matanza de policías en Dallas

Washington.- La consternación sacude a la nación mientras la ciudad de Dallas se mantiene en máxima alerta tras la matanza de cinco agentes perpetrada anoche durante una protesta contra la violencia policial de tintes raciales en el país.

Con las calles aún cortadas que bloquean el acceso al centro de Dallas y las banderas a media asta, el luto y enfado embargan a la población mientras prosigue la investigación policial de la que se considera como la peor matanza de policías registrada en Estados Unidos desde los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.

La consternación se dejó notar en vigilias improvisadas ante el cuartel central del Departamento de Policía de Dallas, con ofrendas florales de en honor a los cinco agentes asesinados y los nueve heridos del ataque, de los cuales siete son también policías.

Tras “una noche devastadora”, como la calificó el Departamento de Policía de la ciudad, centenares de personas se congregaron para una plegaria en la plaza de Acción de Gracias de Dallas.

Por orden del presidente, Barack Obama, las banderas ondearán a media asta durante los próximos cuatro días en los edificios públicos, las sedes diplomáticas, bases militares y navíos estadounidenses en todo el mundo.

Los gestos de luto se sucedieron por todo el país. En Washington los congresistas guardaron un minuto de silencio y las ofrendas florales se acumularon en el Memorial de las Fuerzas Policiales.

Un enorme neón con el mensaje “Back the Blue” (Apoyo a los azules, el color del uniforme de los policías), se proyectaba en las pantallas de uno de los principales hoteles del centro de Dallas.

La solidaridad se replicó en las redes sociales y algunos policías de Dallas publicaron fotografías de cómo habían participado en la manifestación, convocada por el grupo “Black Lives Matter” (Las vidas de los negros importan), que se desarrollaba de manera pacífica y que estaba concluyendo comenzó el tiroteo.

Una fotografía en la que dos agentes, uno blanco y otro negro, enseñan a cámara la palma de su mano, donde se lee el mensaje “su vida importa” y una flecha que señala a su compañero, está siendo una de las imágenes más veces compartidas en la red social Twitter.

Pero más allá de las condolencias, el enfado también se ha dejado notar en las redes sociales, con la revigorización de un movimiento que lleva como nombre “Las vidas azules (los policías) importan”, paralelo al de “Las vidas de los negros importan”.

El motivo principal ha sido la indignación generada por el anuncio de las autoridades de que Micah Xavier Johnson, un exmilitar negro y principal sospechoso de la matanza, aseguró a la policía antes de morir asediado por la policía que su objetivo era “matar a gente blanca, especialmente a agentes de policía blancos”.

El “ataque terrorista” de anoche estuvo fomentado por “la falsa narrativa de que los agentes de policía están cometiendo genocidios contra los negros estadounidenses”, publicó hoy “Las vidas azules importan”, organización creada en Nueva York en 2014, en su página web.

“La mentira de que la policía asesinó a un joven negro por el color de su piel se ha extendido” hasta el punto que “nadie examina por qué la policía tuvo que usar la fuerza” y se asume que fue “injustificado”, continúa esta agrupación sin ánimo de lucro que dice tener como fin ayudar a las familias de agentes necesitadas.

La organización dice haberse fundado y estar “motivada por las heroicas acciones del agente Darren Wilson”, que el 9 de agosto de 2014 mató al joven negro Michael Brown, que iba desarmado, y que posteriormente quedó en libertad sin cargos por este incidente.

También la organización “America Going Blue” (América se vuelve azul) recobró también desde los episodios de la noche del jueves un papel más activo en las redes sociales “para compartir las lágrimas y la rabia” contra los ataques a policías.

Así, las redes sociales parecen ser reflejo de la brecha abierta en la sociedad, donde la indignación por los incidentes de violencia policial con tintes raciales han dado paso a esta otra indignación por el asesinado de policías por motivos similares.