El papa defenderá la necesidad de luchar contra la “indiferencia global”

Nueva York.- La necesidad de reemplazar la “indiferencia global” por una “solidaridad global” será uno de los principios que se espera defienda el papa Francisco en su mensaje ante la Asamblea General de la ONU, este viernes.

Así lo señaló el nuncio apostólico Bernardito Auza, representante del Vaticano ante la ONU, al dar cuenta de los temas que se espera aborde el pontífice cuando visite esta semana Nueva York, como parte de su estancia en Estados Unidos.

El papa Francisco llegará a Nueva York este jueves y se quedará en la ciudad hasta la mañana del sábado. Entre los actos programados se incluye un discurso que pronunciará en una cumbre sobre el desarrollo convocada en la sede de Naciones Unidas.

En esa cumbre, a la que se espera asistan más de 150 jefes de Estado y de Gobierno, el papa no hablará como político ni como un “técnico experto”, sino como un “líder religioso” y “padre” espiritual, dijo el nuncio.

Al igual que en las cuatro anteriores visitas de distintos pontífices a la sede de la ONU, Auza dijo que se espera que Francisco se refiera a temas como el desarrollo, la justicia social, el cambio climático y los métodos para reafirmar la paz mundial.

El papa siempre habla de la “solidaridad global como antídoto contra la indiferencia global”, dijo el representante del Vaticano en una rueda de prensa que ofreció en la sede de la Nunciatura Apostólica en Nueva York.

También señaló que se espera que el papa insista en su principio de que “no puede haber paz mientras no haya desarrollo igualitario” entre las naciones.

Consultado el nuncio sobre si en su discurso, el papa mencionará el acuerdo sobre el programa nuclear iraní, Auza señaló que posiblemente se refiera dentro de un contexto sobre la necesidad de abolir las armas nucleares.

El pontífice hablará en la Asamblea General de la ONU antes de que se abra formalmente una cumbre en la que se fijarán las nuevas metas de desarrollo que sustituirán a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que vencen este año.

Posteriormente, el papa visitará el monumento levantado en el World Trade Center a las víctimas de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, donde oficiará un encuentro religioso con representantes de diferentes cultos.

El mismo día, el pontífice se reunirá con colectivos de emigrantes en una escuela de Harlem y cerrará sus actividades con una misa en el Madison Square Garden, a la que se espera asistan miles de personas.

Poco antes de que el papa Francisco llegue a la sede de la ONU, en la mañana del viernes, se izará por primera vez la bandera del Vaticano en la sede de Naciones Unidas, según informó hoy la Nunciatura Apostólica.

La decisión se adoptó después de que la Asamblea General de la ONU aprobara el 10 de septiembre un cambio en sus normas para permitir que las misiones de observadores permanentes ante la ONU, el Vaticano y el estado palestino, pudieran izar sus banderas.

Hasta ahora sólo se permitía hacerlo a los 193 miembros de pleno derecho de la organización, pero, a iniciativa palestina, esa norma cambió y tanto la enseña vaticana como la palestina serán colocadas en la sede central de Naciones Unidas.

El pasado 9 de septiembre, el mismo Auza había dicho que no estaba previsto que la bandera vaticana se izara antes de la visita del papa Francisco, pero la decisión fue revisada después de consultas con las autoridades de la organización.

Según el nuncio, desde Naciones Unidas propusieron al Vaticano colocar su bandera para la visita del papa “sin ninguna ceremonia”, y después de las consultas con la Santa Sede, se decidió aceptar esa recomendación.

La representación palestina ante la ONU ya ha anunciado que levantará su propia bandera en la sede de Naciones Unidas el 30 de septiembre, en un acto que estará encabezado por el presidente palestino, Mahmud Abás.

Abás será uno de los líderes que acudirá a la ONU desde el 28 de septiembre para asistir al debate de alto nivel de la Asamblea General de la ONU.