El papa Francisco no se siente una “estrella”, sino “siervo de los siervos de Dios”

El papa Francisco, que regres贸 del viaje m谩s largo de su pontificado, a Cuba y Estados Unidos, no se considera una “estrella” a pesar de las multitudes que le aclamaron, sino solo un “siervo de los siervos de Dios”.

“Cu谩ntas estrellas hemos visto que despu茅s se apagan y caen. Es una cosa pasajera. En cambio ser el siervo de los siervos de Dios es bueno, eso no pasa”, coment贸 a los medios internacionales en el avi贸n en el que vol贸 desde Filadelfia (EE. UU.) a Roma.

“Yo no s茅 si he tenido 茅xito o no, pero yo tengo miedo de m铆 mismo. Porque me siento siempre d茅bil, no s茅, en el sentido de no tener el poder”, reconoci贸 el pont铆fice.

“Tambi茅n el poder es una cosa pasajera: hoy est谩 y ma帽ana no est谩. Es importante si t煤 con el poder puedes hacer el bien. Y Jes煤s ha definido el poder: el verdadero poder es servir, hacer los servicios m谩s humildes”, agreg贸.

Jorge Mario Bergoglio a帽adi贸: “Y yo tengo todav铆a que avanzar en este camino del servicio, porque siento que no hago todo lo que debo hacer”.

El 煤ltimo d铆a de su estancia en Estados Unidos, la 煤ltima etapa de un viaje que comenz贸 en Cuba, el papa protagoniz贸 una clara revelaci贸n sobre el asunto de los abusos sexuales contra menores por miembros de la Iglesia cuando dijo que incluso obispos los cometieron, lo que consider贸 “inquietante”.

En el vuelo de regreso a Roma se refiri贸 a las v铆ctimas de esos delitos que no perdonan a quienes los cometieron.

“S铆, los comprendo, rezo por ellos y no los juzgo (…) No juzgo a alguien que no puede perdonar. Rezo y le pido a Dios porque Dios es un campe贸n en buscar caminos de soluci贸n. Pido que lo arregle”, afirm贸 el papa.

Durante el viaje de vuelta desde Filadelfia, donde una multitud asisti贸 a la misa con la que se clausur贸 el VIII Encuentro Mundial de las Familias, el pont铆fice toc贸 otros asuntos de inter茅s de la Iglesia que le plante贸 la prensa internacional durante algo menos de una hora.

Entre ellos, su reciente reforma de los procesos de tramitaci贸n de las nulidades matrimoniales, de la que dijo que no equivale a introducir la figura de lo que algunos han denominado el “divorcio cat贸lico”.

“Y se puede decir que aquellos que piensan en el ‘divorcio cat贸lico’ se equivocan porque este 煤ltimo documento (de reforma de los procesos) ha cerrado la puerta al divorcio que pod铆a entrar por la v铆a administrativa”, agreg贸 el papa sobre esa medida anunciada el pasado 8 de septiembre.

“El matrimonio es indisoluble cuando es sacramento, y esto la Iglesia no lo puede cambiar, es doctrina, es un sacramento indisoluble”, insisti贸.

Preguntado por la situaci贸n creada en Europa por la llegada de miles de refugiados, el papa estim贸 que “los muros no son la soluci贸n” y abog贸 por la v铆a del di谩logo para poder superar la que consider贸 una crisis “nunca vista desde la Segunda Guerra Mundial”.

Francisco dijo que esta crisis es el resultado de un “proceso largo (…) es el resultado de un proceso de a帽os, porque las guerras de las que aquella gente huye son guerras de a帽os”.

“Yo pienso que antes de explotar un continente, un pa铆s, una guerra, se podr铆an hacer inversiones” con el fin de que sus habitantes pudieran conseguir trabajo.

“Todos, todos los muros caen, hoy, ma帽ana, o dentro de cien a帽os, pero todos caen. No es una soluci贸n. El muro no es una soluci贸n. En este momento Europa est谩 en dificultades, es verdad”, reconoci贸.

El papa defendi贸 por otro lado la “objeci贸n de conciencia” en relaci贸n con la defensa de la libertad religiosa por tratarse de un “derecho humano”, dijo, que no se puede negar.

“Si el funcionario de gobierno es una persona humana, tiene ese derecho. Es un derecho humano”, agreg贸 en alusi贸n a los que en varios pa铆ses, entre ellos Estados Unidos, se han negado a aplicar leyes, como la que reconoce el del matrimonio entre homosexuales.