El zika ha llegado a Texas, se intensifican esfuerzos para evitar brote masivo

 

Gustavo Rangel

El virus del zika ha logrado cruzar la frontera tejana. El primer caso continental de infección por transmisión local se ha confirmado en Dallas, Texas, según han informado autoridades locales. Lo alarmante de este caso específico es que se ha producido por la vía sexual, esta forma infrecuente de transmisión se agrega a la manera de contagio más común que es por la picadura de un mosquito.

La información que se ha dado a conocer del paciente es mínima por el momento, pero si se confirmó que el hombre o la mujer  resultó infectado con el virus tras mantener relaciones sexuales con una persona que estaba infectado con el zika. El individuo que traía el virus acababa de regresar de un país donde el virus está presente, según dio a conocer el Servicio de Salud del Condado de Dallas.

El Condado de Dallas también informó a través de su cuenta de Twitter que la persona afectada se había infectado localmente, tras mantener relaciones sexuales con otra persona que se infectó en un viaje a Venezuela. Este individuo sería el segundo caso de zika en este condado, aunque se trata de un caso importado, como los que se han registrado hasta la fecha en Estados Unidos continental.

La primera declaración oficial desde Dallas daba a entender que el caso de transmisión sexual había sido confirmado por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. Sin embargo, luego aclaró que la agencia federal solo confirmó el caso de infección de zika, pero que la forma de transmisión del mismo, por la vía sexual, fue verificada por el servicio de salud local en una investigación posterior “para determinar la forma de transmisión”.

La subdirectora del CDC, Anne Schuchat, había dicho que se tenía constancia de “un caso reportado de virus del zika mediante posible transmisión sexual”.

Estudios del CDC y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) han hecho referencia a dos precedentes estudiados. El primero sería un estadounidense que en 2008 resultó infectado del virus del zika en Senegal y que al regresar a Estados Unidos empezó a sentir los síntomas. También los registró su mujer, que no había viajado con él y con quien había mantenido relaciones sexuales nada más volver de Senegal, por lo que los científicos consideraron que era posible que fuera un caso de transmisión sexual, aunque no se llegó a investigar la presencia del virus en el semen del paciente. Sí se hallaron restos del virus en otro paciente que había pasado la enfermedad dos semanas antes en 2013 en Tahití.

Pese a estos casos documentados “el impacto de este tipo de transmisión en salud pública aún no ha sido evaluado”. Pero, continúa, en cualquier caso, y “de acuerdo con la evidencia disponible, se trataría de un mecanismo poco frecuente de propagación de la enfermedad”.

También la especialista del CDC subrayó que los esfuerzos para combatir el zika se centran en la transmisión por picadura de mosquito. “La ciencia es muy clara en cuanto a que el virus del zika se transmite sobre todo a través de un mosquito infectado, y es ahí donde estamos poniendo el énfasis”, dijo Schuchat.

No obstante, el caso de Dallas resaltaría la necesidad de aumentar las precauciones también en el campo de las relaciones sexuales en el marco de este brote.

“Ahora que sabemos que el virus del zika puede ser transmitido mediante el sexo, esto hará aumentar nuestra campaña para educar a la opinión pública sobre cómo protegerse uno mismo y a otros”, dijo el director del DCHHS, Zachary Thompson. “Después de la abstinencia, los preservativos son el mejor método de prevención de cualquier infección de transmisión sexual”, agregó.

Hasta ahora, todos los casos de zika en Estados Unidos continental confirmados eran importados, es decir, de personas que habían resultado contagiadas en el extranjero. Solo en los territorios estadounidenses de Puerto Rico e islas Vírgenes había casos en los que se sospechaba una transmisión local. (Con información de agencias).

 

Intensifican esfuerzos contra el Zika

 

Washington- El presidente Barack Obama intensificó los esfuerzos contra el Zika con la solicitud al Congreso de 1.800 millones de dólares para combatir al virus, aunque a la vez pidió que no cunda el pánico, mientras las autoridades sanitarias no ven probable un brote masivo en el país.

La Casa Blanca adelantó que Obama pedirá al Congreso 1.800 millones de dólares en fondos de emergencia para combatir a nivel nacional e internacional al virus, y después el portavoz del presidente, Josh Earnest, dijo en su rueda de prensa diaria que espera que los legisladores reconozcan la “urgencia” del asunto y actúen “con rapidez”.

El Gobierno “está tomando todas las medidas apropiadas para proteger al pueblo estadounidense”, afirmó la Casa Blanca al detallar que la solicitud formal de los fondos de emergencia será enviada al Congreso “en breve”.

Hasta ahora se han registrado 50 casos de Zika importados en el país y uno a través de contagio sexual local, en Dallas (Texas), de acuerdo con las últimas cifras de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

La mayoría de los fondos solicitados por Obama, casi 1.500 millones, son para el Departamento de Salud y los CDC, mientras que el resto irán destinados a la agencia de cooperación internacional (USAID) y al Departamento de Estado para dar apoyo a los países más afectados por el virus.

En una entrevista con la cadena CBS, Obama detalló que la mayor parte de los recursos solicitados se destinarán a la investigación sobre vacunas y mejores diagnósticos del virus, así como a mejorar los sistemas de salud pública.

“La buena noticia es que esto no es como el ébola, la gente no muere por el Zika (…) Muchas personas lo tienen (el virus) y ni siquiera saben que lo tienen”, apuntó Obama en esa entrevista, grabada el domingo con motivo del Super Bowl, la final de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

No obstante, “lo que ahora sabemos es que parece haber ciertos riesgos significativos para las mujeres embarazadas o que están pensando en quedar embarazadas”, matizó.

Pero “no debería haber pánico” ante el Zika, según Obama, que agregó, sin embargo, que hay que “tomar en serio” los riesgos asociados al virus.

Por su parte, la doctora Anne Schuchat, directora adjunta de los CDC, compareció ante los periodistas en la rueda de prensa diaria de la Casa Blanca, donde enfatizó que el Gobierno esta tomando “muy seriamente” la respuesta al Zika y trabajando sin descanso para “entender” el comportamiento del virus.

Schuchat admitió que la situación actual es “realmente alarmante” para las mujeres embarazadas, a quienes los CDC recomiendan evitar los viajes no imprescindibles a las zonas más afectadas por el Zika.

Las nuevas directrices emitidas por los CDC la semana pasada recomiendan, además, el uso de preservativos o abstenerse de tener sexo a las parejas de embarazadas que hayan viajado a una zona donde se ha registrado actividad del virus, para evitar un posible contagio durante la gestación del bebé.

Asimismo, los CDC aconsejan a las embarazadas que hayan viajado a alguna de las zonas afectadas por el Zika que se sometan a pruebas de detección del virus durante el periodo de dos a doce semanas posteriores a su regreso al país, incluso cuando no muestren síntomas.

Treinta países y territorios forman parte de la lista de alerta de viajes de los CDC, que incluye a casi toda Latinoamérica.

De acuerdo con Schuchat, el “centro” de los esfuerzos actuales, sobre todo de cara a la llegada de los meses cálidos, debe ser el “control” del Aedes aegypti, el mosquito que transmite los virus del Zika, el dengue y la chukunguña, y que está presente en estados del sur como Florida y los del Golfo de México.

Mientras, el doctor Anthony Fauci, director de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), comentó en la misma rueda de prensa que actualmente las autoridades sanitarias no consideran probable un brote masivo del virus en territorio estadounidense.

Fauci indicó que EEUU está “claramente mejor preparado” para un eventual brote del Zika de lo que estuvo ante la epidemia de ébola.

Con respecto al desarrollo de una vacuna contra el virus, Fauci anticipó que las primeras pruebas en humanos podrían comenzar el próximo verano.

Además, afirmó que, aunque el consenso general entre los expertos es que llevará de 3 a 5 años tener una vacuna viable, si la situación empeora ese plazo se puede acortar.

En general, los dos expertos en salud insistieron en que deben ser decisiones personales tanto la de postergar un embarazo, en el caso de las mujeres que se lo estén planteando, como la de los atletas que puedan estar pensando en no acudir a las Olimpiadas de agosto próximo en Brasil, uno de los países más afectados por el Zika.