En Houston, listos para marchar por “Dignidad y Justicia”

Gustavo Rangel

Mientras que el 5 de Mayo se celebra en los Estados Unidos con sombreros de charros, nachos y margaritas para muchos inmigrantes indocumentados que radican en Houston, estos primeros días de mayo tienen un significado muy diferente.

El inicio de este mes se ha convertido en la oportunidad para salir a las calles y alzar la voz.

Una vez más miles de houstonianos se harán presentes este domingo 1 de mayo en el Suroeste de la ciudad para marchar por “Dignidad y Justicia”.

Año tras año decenas de organizaciones cívicas se unen para llevar a cabo una mega marcha que sirva para llamar atención a los temas que afectan a la comunidad inmigrante. Houston se une a otras ciudades del país que participan en el movimiento de “unión y lucha”.

La lucha continua

“Cada año tenemos que seguir luchando porque desafortunadamente las injusticas en contra de nuestra gente inmigrante continúan, y podríamos hasta decir que ahora las cosas están peor”, dijo Martina Grifaldo, directora de Alianza Mexicana, una de las organizaciones que estarán participando en la marcha.

Otras organizaciones que se harán presentes con sus miembros son FIEL, CRECEN, United We Dream y Houston Unido, entre otras.

Va por DAPA y DACA

Las marchas de este año llegan en un momento complicado para los inmigrantes indocumentados ya que Texas encabeza un movimiento de 26 estados dirigidos por republicanos en contra de los programas que anunció Obama en 2014 y que han sido suspendidos por cortes menores y actualmente se encuentran en las manos de la Corte Suprema.

“Vamos a marchar para pedir que la Corte Suprema libere el programa de DAPA, porque ya es tiempo que se les ayude a millones de familias en todo el país a salir de las sombras. Es tiempo de que también se paren todas estas doloras deportaciones”, agregó Grifaldo.

Los programas que analiza la Corte Suprema aplicarían a los padres de hijos que son ciudadanos estadounidenses o que viven legalmente en el país.

La elegibilidad también se expandiría a los esfuerzos del presidente en 2012 que aplican a personas que fueron traídas ilegalmente cuando eran menores de edad. Más de 700.000 personas han aprovechado ese programa de suspensión de deportaciones conocido como DACA. El nuevo programa para padres, conocido como DAPA (siglas de Acción Diferida para Padres de Estadounidenses), y el programa expandido para menores, podrían beneficiar hasta a 4 millones de personas, de acuerdo con la organización no partidaria Migration Policy Institute.

En contra del 287(g)

Otro de los temas que preocupa a los manifestantes a nivel local tiene que ver con lo que parece ser una inminente renovación del contrato entre el Sheriff del Condado Harris y el Departamento de ICE para que siga operando en la cárcel del condado el controvertido programa 287(g).

El programa 287(g), que se firma entre el Gobierno federal y agencias estatales, permite a las autoridades locales verificar el estatus migratorio de los detenidos y transferirlos a las autoridades migratorias si son indocumentados.

Harris desde el 2008 forma parte de este acuerdo, que fue renovado en 2010 por Adrián García, el primer alguacil hispano de este condado, que alberga una población cercana a los 4,3 millones de habitantes.

La organización United We Dream (UWD) en Houston también participará en la marcha del domingo con  la campaña “Houston sin miedo” para impedir la renovación del programa. Harris, el condado más grande de Texas es responsable del mayor número de deportaciones de indocumentados en el país.

“El contrato entre la oficina del alguacil y ICE (Servicio de Inmigración y Aduanas) vence el 30 de junio de este año, ellos tienen el poder de terminarlo en cualquier momento, por eso le estamos haciendo un llamado al alguacil interino, Ron Hickman, para que no renueve este programa que tanto daño le hace a nuestra comunidad”, dijo Raúl Alcaraz, de UWD.

“El condado de Harris es la capital de deportaciones de los EE.UU.”, opinó Alcaraz, que detalló que en esta región se deporta a un promedio de 9 personas al día, lo que supone unas 300 personas por mes.

Esta situación provoca, en su opinión, “violaciones a los derechos civiles, fractura y división en las familias y un miedo creciente en la comunidad”.

El factor antiinmigrante

El ambiente antiinmigrante alrededor del país también preocupa a los líderes de la comunidad porque consideran que se les está señalando a personas indocumentadas de manera injusta.

“Candidatos como Donald Trump se han enfocado en atacar a nuestra comunidad y eso ha creado un ambiente muy desfavorable para mucha gente que lo único que quiere es trabajar y sacar adelante a sus familias, y que con su trabajo duro trabajo contribuyen al porvenir de los Estados Unidos”, explicó Grifaldo.

Los detalles

Que: Houston Marcha

Cuando: Domingo 1 de mayo

Hora: 12pm

Lugar: 5800 Bellaire

El recorrido: La marcha inicia en Renwick esquina con Bellaire y se dirige hasta el parque de Burnett Bayland ubicado en el 6000 de la calle Chimney Rock donde se realizará una reunión.