La ONU pide “una investigación exhaustiva” de los incidentes en Oaxaca

México.- La ONU reclamó “una investigación exhaustiva” de los hechos violentos registrados en los últimos días en Oaxaca, estado del sur del país, y saldados con ocho muertos, en el marco de las protestas sociales del sindicato de maestros contra las autoridades y la reforma educativa de 2013.

En un comunicado emitido en México, la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) “condena los hechos violentos ocurridos en Nochixtlán y Hacienda Blanca, Oaxaca, el 19 de junio”.

El organismo remarca que en esos incidentes “al menos ocho personas fueron privadas de su vida y un número aún por determinar resultaron heridas, incluyendo policías”.

Además, la ONU-DH indicó que “repudia el asesinato del periodista Elpidio Ramos Zárate, en el crucero de Juchitán a Ixtepec, cuando estaría cubriendo otros hechos de violencia”.

“Lamento la pérdida de vidas y la afectación a la integridad de las personas lesionadas” señaló en el boletín Jan Jarab, representante en México de la ONU-DH, que envió sus condolencias a las familias de las víctimas.

“Mi oficina hace un llamado para que se evite la violencia y las partes involucradas privilegien el diálogo sobre la confrontación”, agregó.

La ONU-DH instó “a las autoridades a investigar de forma independiente, pronta, exhaustiva e imparcial los hechos suscitados, a deslindar las responsabilidades y atender y reparar adecuadamente a las víctimas”.

Las exhortó “a garantizar el pleno acceso a la asistencia médica requerida por todas las personas heridas” y recordó que cuando hay disturbios callejeros, “las autoridades deben sujetarse a los principios de razonabilidad y proporcionalidad, evitando violaciones al derecho a la vida e integridad física”.

Asimismo, “toda privación de la libertad debe respetar el derecho al debido proceso”, remató.

Como parte de su reclamo, la ONU-DH reiteró una recomendación formulada por varios organismos internacionales de derechos humanos a México “sobre la pertinencia de aprobar una ley general sobre el uso de la fuerza” a las fuerzas de seguridad del país.

En el marco de una protesta de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) el domingo se produjo un choque entre maestros y policías en el municipio oaxaqueño de Asunción Nochixtlán que dejó ocho muertos, la mayoría por disparo de bala, según cifras oficiales, aunque el saldo definitivo de víctimas es todavía incierto.

No está claro tampoco si los bandos enfrentados, los policías y maestros, utilizaron ambos armas de fuego o cuál de los dos lo hizo.

Según el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, los choques violentos responden a grupos infiltrados afines al magisterio, mientras los maestros aseguran que estos grupos, que están saqueando locales comerciales aprovechando el caos, son infiltrados del Gobierno para cargarles las culpas.