Los Astros ponen a soñar a Houston, vencen a los Yanquis

Gustavo Rangel

Tal como lo pronosticó el Brujo Mayor hace tres ediciones en La Prensa de Houston, los Astros de Houston iban “hacer algo bonito”, y así fue.

Los Astros vencieron a los Yanquis de Nueva York el martes en el Bronx, 3-0 para avanzar a la Serie Divisional de la Liga Americana y enfrentarán a partir del jueves a los Kansas City Royals.

El partido de Wildcard contra los ‘bombarderos del Bronx’ siempre estuvo controlado por unos Astros, que andan que no creen en nadie, y que en un abrir y cerrar de ojos se han convertido en el equipo peligroso de estos ‘playoffs’ de las Ligas Mayores.

Su ‘As’, Dallas Keuchel, lanzó seis entradas sin carrera para asegurar el triunfo de los houstonianos sobre los neoyorquinos. Mientras que Colby Ramos y Carlos Gómez conectaron jonrones espectaculares prendiendo como vela al lanzador de los Yanquis, Masahiro Tanaka.

Los Astros comprobaron que ya no son jóvenes inexperimentados, y que para los Royals serán un hueso difícil de roer.

Houston logró culminar una temporada regular totalmente inesperada, ya que muchos especialistas no le daban posibilidades de llegar a la post temporada, al contrario se pronosticaba que terminarían como uno de los peores en las Mayores.

El ascenso a las Ligas Mayores del ‘shortstop’ Carlos Correa fue clave en el éxito que terminaron teniendo estos Astros.

Además jugadores como José Altuve, Gómez, Rasmus y Chris Carter tuvieron notorias contribuciones a lo largo de la temporada que ayudaron a que los Astros a mantenerse por varios meses en el primer lugar de su división.

El manager A.J. Hinch les dio la confianza a los jóvenes y estos le respondieron con un gran esfuerzo.

Los Astros se convierten en un equipo muy complicado para los Royals, ya que toda la presión ahora estará sobre Kansas City, mientras que Houston puede jugar con la actitud de que no tienen nada que perder y todo que ganar.

El logro de los Astros ha despertado la euforia de los aficionados houstonianos, que tuvieron que esperar 10 años para poder ver una vez más a su equipo de béisbol en la post temporada.

En los diferentes ‘sports bars’ de la ciudad se vivió con mucha alegría la victoria sobre los Yanquis y ahora se sueña con una Serie Mundial.