Los Texans van por más ante unos aguerridos Jefes de Kansas City.

Enrique Vásquez

Los Texans arrancaron la temporada regular con un triunfo si tal vez no impresionante, fue bien trabajado. La victoria de 23-14 sobre Chicago presentó un poco de cada elemento que el equipo trabajó para mejorar para esta temporada.

Los refuerzos a la ofensiva marcaron una diferencia. Tanto Brock Osweiler como el corredor Lamar Miller y el receptor novato Will Fuller presentaron las cualidades que sin duda han elevado el nivel del cuadro ofensivo de los Texans. Pero aun con lo impresionante que fue la velocidad de Fuller, y el control y precisión del trabajo de Osweiler, al fin del día, fue el cuadro defensivo el que marcó la pauta e impuso orden y dominó el partido en el triunfo de los Texans.

A pesar de un cierre de la primera mitad en la cual los Texans prácticamente regalaron un pase de TD a Chicago, el cuadro defensivo de los Texans salió del vestuario al medio tiempo y limitó a los Bears a sólo 71 yardas en la segunda mitad. Chicago no anotó un punto más y no avanzaron afuera de su propia 45 más que en sólo una de sus siete series ofensivas de la segunda mitad.

El dominio del cuadro defensivo de los Texans fue muy similar con el que cerraron la temporada regular pasada. La combinación de presión sobre el mariscal rival (cinco capturas de QB) y el poder limitar a los Bears a sólo 35 yardas por tierra en la segunda mitad frustró completamente al cuadro de Jay Cutler. Todo esto se logró con un JJ Watt a media máquina, por lo menos en la primera mitad ya que en el tiempo complementario pudimos ver chispas del Watt que terminó con 17.5 capturas la temporada pasada. Tarde en el partido JJ estuvo cerca de lograr por lo menos dos capturas y poco a poco se notó el entrar a su ritmo una vez más. Para JJ, el jugar en este partido fue de suma importancia. Admitió que si le tomó algo de tiempo el poder retomar su ritmo después de no haber participado con el equipo en toda la pre temporada. Watt siempre juega al 150% pero en contra de Kansas City este próximo Domingo, el equipo que eliminó a los Texans de la post temporada pasada y sin olvidar algunos jugadores de la línea ofensiva que tomaron algunas libertades con golpes sobre JJ  cuando estaba él lesionado en la cancha, el más valioso de los Texans estará comprometido a causar mucho daño al ataque ofensivo de los Chiefs. Cuidado Alex Smith!

 

Ahora, no todo fue de color de rosas para el cuadro defensivo. Sin duda la lesión de Brian Cushing es el tema más importante al lastimarse su rodilla derecha. Aunque no lo dejará fuera por toda la temporada, pude causarle que se pierda el próximo mes y medio de partidos mínimo. Sin duda es una pena la lesión de Cushing. En la pre temporada había lucido un nivel de velocidad e intensidad que nos recordaba al Cushing de cinco temporadas cuando figuraba como uno de los mejores LB’s centrales de la liga. Pero un desfile de lesiones y contratiempos en el terreno limitaron su crecimiento como jugador. De hecho hace dos temporadas parecía que su carrera no tenía futuro. Había perdido su velocidad que era lo que lo destacaba como LB. La temporada pasada mejoró su rendimiento y esta temporada parecía un nuevo jugador. En la primera jugada defensiva del domingo pasado, fue su compañero de equipo John Simon quien al intentar un taquleo cayó de manera accidental sobre la rodilla de Cushing causando la lesión. Cushing terminó la serie defensiva pero la decepción en su rostro al recibir tratamiento en la banca lo decía todo.

 

Ahora, Bill O’Brien se mostró optimista en lo que se refiere al posible regreso de Cushing al comentar que estaría de regreso más pronto de lo que se especulaba. Aunque no apuntó a una fecha para su regreso, fue mucho más optimista de lo que en ningún momento lo fue con las lesiones y el posible regreso de JJ Watt o Duane Brown. Cushing también le confirmó a O’Brien de que estaría presente durante toda su rehabilitación para ayudar a sus compañeros en su preparación semanal. En lo que se refiere a su ausencia durante el partido contra Chicago, sin duda se notó.

 

Al no estar Cushing en la cancha en la primera mitad se notaron varios momentos de confusión en alineación del cuadro y en algunas situaciones en las que los Texans se encontraban con hasta 12 jugadores en la cancha. Cushing es el jugador que recibe las coberturas de Romeo Crennel el coordinador ofensivo y es su responsabilidad de ordenar a los jugadores. Sin el ex de USC en la cancha, se experimentaron varias situaciones de desorden. Esto se tiene que corregir de inmediato. Con Max Bullough en el puesto de LB interior en el lugar de Cushing, los Texans eventualmente recuperaron su buen nivel en la segunda mitad. Junto con el veterano Akeem Dent, los Texans presentan buena calidad en el centro de la cancha para coordinar a la escuadra ya que son ellos los que tienen que alinear al cuadro. Bullough, un agente libre de segunda temporada quien se pasó la mayor parte de la temporada pasada en el equipo de práctica ahora estará bajo la lupa. Su rendimiento en la segunda mitad parece indicar que el joven es capaz de cargar con el paquete.

 

Tal como comentamos entrando a la temporada, el cuadro defensivo tenía que establecer orden en el terreno de juego y fue exactamente lo que hicieron. De la mano de Whitney Mercilus quien se encuentra en una racha impresionante de tres partidos consecutivos con más de una captura de QB, al remontarnos al último partido de la temporada regular pasada y el juego de playoffs. Tal como lo vimos en la pre temporada, Whitney sin duda le presentará un buen reto a JJ por el liderato de capturas de QB del equipo a lo largo de la temporada. El tener a dos jugadores que son capaces de más de 15 capturas en una temporada es impresionante. Y Clowney, con una captura de QB en el partido por su cuenta, no se quedará muy atrás de ellos ya que también tuvo un buen inicio de temporada especialmente en la segunda mitad del partido.

 

Fue un buen triunfo de los Texans. El cuadro ofensivo presentó el factor de velocidad y la capacidad de hacer jugadas grandes mientras que el cuadro defensivo continuó su estupendo dominio sobre sus rivales. Tal como lo hicieron la temporada pasada. Los muchachos de Crennel establecieron orden y marcaron la pauta para lograr el primer triunfo de la temporada regular.