Obama defiende “urgencia” de control de armas

Washington.- El presidente Barack Obama defendi√≥ la “urgencia” de actuar para mejorar el control de la venta de armas en el pa√≠s, al presentar un conjunto de medidas ejecutivas para tratar de evitar que, como ocurre ahora, 30.000 personas mueran anualmente en incidentes con armas de fuego.

En un acto en la Casa Blanca, acompa√Īado de familiares de v√≠ctimas de la violencia causada por las armas, Obama subray√≥ que el pa√≠s ha vivido “demasiados tiroteos” masivos en los √ļltimos a√Īos y que eso no ocurre en el resto de pa√≠ses desarrollados.

“Tenemos que tener un sentido de urgencia” porque cada d√≠a “mueren personas” a causa de las armas de fuego, afirm√≥ el presidente al lamentar que, “en lugar de pensar en c√≥mo resolver el problema”, el asunto se ha “polarizado”, en clara referencia a las duras cr√≠ticas de los republicanos a sus medidas.

El presidente insisti√≥ en que sus medidas no son “un complot” para, como afirman la mayor√≠a de los republicanos, restringir el derecho al porte de armas recogido en la Segunda Enmienda de la Constituci√≥n.

“Sabemos que no podemos detener cada acto de violencia, cada acto de maldad en el mundo, pero tal vez podemos evitar uno”, enfatiz√≥ Obama al sostener que el pueblo estadounidense no puede seguir siendo “reh√©n” del “lobby de las armas”.

Adem√°s, de nuevo volvi√≥ a pedir al Congreso que sea lo “suficientemente valiente” para aprobar medidas para regular mejor la venta de armas que cuentan con el apoyo de “la mayor√≠a de los estadounidenses”.

Visiblemente emocionado en la parte final de su discurso, Obama record√≥ el tiroteo ocurrido en diciembre de 2012 en la escuela Sandy Hook de Newtown (Connecticut), donde fueron asesinados a tiros 20 ni√Īos y 6 mujeres.

“Cada vez que pienso en esos ni√Īos me enfurezco”, dijo Obama entre l√°grimas.

Precisamente a raíz de esa matanza y de otras ocurridas en 2012, Obama trató de presionar al Congreso para sacar adelante leyes para el control de la venta de armas de fuego, pero los legisladores ni siquiera aprobaron la propuesta que generaba más consenso y que buscaba implantar un sistema universal de verificación de antecedentes de los compradores.

Las medidas presentadas por Obama son limitadas, ya que sus asesores han considerado que acciones como establecer unilateralmente la universalidad de la revisión de antecedentes o prohibir los cargadores de munición de alta capacidad van más allá de su autoridad legal.

Pese a lo limitado de las medidas, los republicanos, tanto legisladores como los aspirantes a la candidatura presidencial del partido, han criticado duramente a Obama porque consideran que quiere limitar el derecho al porte de armas de los estadounidenses.

Una de las medidas clave del paquete ejecutivo de Obama es la que requiere que toda persona que haga negocio con la venta de armas se registre, obtenga una licencia federal y, por tanto, asuma la obligación de revisar los antecedentes criminales y de salud mental de sus compradores.

Hasta ahora, solo los vendedores de armas con licencia federal estaban obligados a revisar los antecedentes, mientras que los que lo hacían en mercados informales como ferias o internet esquivaban este mecanismo de control.