Padres entre el amor y los puños

Gustavo Rangel

Cuando Marco Renteria miró que a su hijo Gilbert lo conectaron con un fuerte golpe mientras que participaba en una pelea de box dentro de los recientes Campeonatos Estatales de los Guantes de Oro le dio mucho miedo.

“Las piernas se le doblaron a Gilbert. El golpe fue tan fuerte que se escuchó en toda la arena. Sentí que el alma se me salió del cuerpo, me asuste y es que a uno le duele mucho ver que golpeen a tu hijo”, contó el padre de Gilbert, una de las promesas olímpicas de Houston.

Gilbert no cayó a la lona después del guantazo que recibió al contrario el joven del barrio C.E. King con mucha garra recuperó la compostura y aguanto para poco después responderle con sus propios golpes a su rival.

Relación de fuerza

Las enseñanzas de su padre y el entrenamiento que realizó junto a su progenitor por tantos años salieron a flote en el momento clave y de una manera espectacular Gilbert se fue encima de su contrincante con una furia devastadora para terminar como triunfador en el combate.

El trabajo de padre e hijo dio resultados y al final Gilbert se consagró campeón estatal. El triunfo no pudo haber sido posible sin la relación que tiene Marco con su hijo de padre y entrenador.

“Mi papa es mi héroe porque siempre está conmigo en las buenas y en las malas. Lo que mi padre sacrifica por mí y el resto de mi familia es extraordinario y solamente se lo puedo agradecer con mis actuaciones en el ring”, comentó Gilbert, que ira en busca del campeonato nacional.

Las parejas de padre e hijo en el boxeo son unas relaciones intensas, complejas, exigentes, a veces desgastantes y en ocasiones turbias, pero dentro de lo que es un deporte tan violento, siempre tienen como base el amor incondicional.

Buscando la perfección

Otro dúo houstoniano que ha tenido mucho éxito en la división juvenil amateur es el que forma el entrenador Rudy Silva con su hijo Rodolfo. En el último año Rodolfo ha logrado ganar los Guantes de Oro y varios torneos a nivel local, estatal y nacional.

Rodolfo creció mirando a su padre entrenar a estrellas como la olímpica Marlen Esparza, Jesse García, que pronto dará el salto al profesionalismo y otros pugilistas destacados a nivel amateur y profesional. Paciente Rodolfo tuvo que esperar su turno para poder ser entrenado por su padre y ahora que está a su lado de forma más permanente, esta pareja tiene grandes aspiraciones.

“Estoy muy orgulloso de todo lo que mi padre ha logrado y quiero ser su mejor boxeador por eso siempre trabajo duro y hago lo que me dice. A veces si es complicado porque nos vemos en casa y en el gimnasio pero es mi mejor amigo y soy un afortunado que lo tengo a mi lado”, dijo Rodolfo.

Para Rudy su hijo es un orgullo y si le exige y lo empuja duro en el gimnasio es porque quiere que alcance su máximo potencial.

“A veces me tengo que calmar un poco porque siento que en ocasiones le exijo demasiado y es cuando tengo que recordar que es mi hijo no solamente mi boxeador. No es fácil separar mi papel como padre y entrenador pero creo que mi hijo entiende que lo que hago es para que no solamente sea el mejor boxeador que pueda ser sino que sea la mejor persona posible fuera del ring también”, explicó Silva.

Comparten un sueño común

Una de las cosas más notorias entre las relaciones de padres e hijos en el boxeo es que comparten un sueño. El padre solamente quiere ver a su hijo probar la gloria y el hijo tiene la ilusión de mostrarle a su padre que todo su sacrificio valió la pena.

El sacrificio de un padre que entrena a su hijo en este deporte es notorio por lo regular todos tienen sus trabajos por el día y al terminar se dirigen al gimnasio para entrenar. Tal es el caso de Joseph Rivera que dirige el 713 Boxing Gym donde trabaja con su hijo Joseph, que hace unos meses dio el brinco al profesionalismo.

“Me convertí en profesional porque veo lo duro que trabaja mi padre por nuestra familia y lo entregado que es no solamente conmigo sino con todos mis hermanos y otros jóvenes que llegan al gimnasio a aparender”, dijo Joseph, que debutó con un triunfo en su primera pelea profesional y que estará peleando en las próximas semanas.

“Mi padre me ha dado el ejemplo de que la familia es lo más importante y por eso quiero triunfar para que mi familia y mi papa estén orgullosos de mi”, agregó el pugilista.

Rivera y su hijo encontraron en el boxeo la salvación ya que ambos se han refugiado en este deporte para hacer más fuerte su relación de padre e hijo.

“Hubo un momento que mi hijo andaba en malos pasos y fue con el boxeo que lo pude recuperar y luego de momentos complicados hemos logrado sobrellevar esas turbias etapas y ahora estamos más unidos que nunca compartiendo un sueño común, eso es lo más hermoso que uno como padre puede tener”, concluyó Rivera.

foto dia del padre box 1

Joseph Rivera con sus hijos Joseph y Elijah (centro).

foto dia de padre 3

Rodolfo Silva con su padre y entrenador Rudy Silva.