Redadas de ICE impactan a estudiantes

Educadores denunciaron que los arrestos que realiza el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) a estudiantes centroamericanos en varias ciudades, está provocando que se alejen de las escuelas.

En la Escuela Secundaria Riverside de la ciudad de Durham, Carolina del Norte, donde la población de alumnos latinos constituye cerca del 23 %, se ha registrado un ausentismo que llega al 20 %, según representantes de este distrito escolar.

De acuerdo a los maestros, las inasistencias empezaron a registrarse luego de que ICE arrestara al estudiante hondureño Wildin David Guillén Acosta, detenido el 28 de enero en el estacionamiento de su casa cuando iba camino al centro educativo.

“Rechazamos que agencias del gobierno secuestren a nuestros niños. Nosotros estamos para educar y no lo podemos hacer porque hay mucho miedo y no asisten a la escuela”, dijo Bryan Proffitt, presidente de la Asociación de Educadores de Durham.

Cerca de 700 menores de edad de origen centroamericano que ingresaron al país sin compañía de un adulto y llegaron a las Carolinas tienen órdenes de deportación, según datos oficiales de la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR).

“Wildin es un ejemplo que representa las ganas de superarse. Quiere graduarse, solo le faltan tres materias, y tener un futuro en este país”, comentó Ellen Holmes, maestra de lenguas en Riverside.

Las organizaciones de defensa de los inmigrantes han confirmado que al menos diez jóvenes que ingresaron al país en 2014 y residen en Carolina del Norte han sido detenidos por agentes de ICE en las últimas semanas.

“Debemos preocuparnos que todas las escuelas de Durham sean un lugar seguro para las familias y los chicos. Ellos deben venir a la escuela y no temer”, afirmó Natalie Beyer, integrante de la Junta de Educación del Sistema de Escuelas Públicas de Durham (DPS).

Como muestra de apoyo a los estudiantes, maestros de Riverside enviaron al Centro de Detención Stewert, en Georgia (Atlanta), un paquete de tareas a Guilln Acosta, quien a través de su hermana lo había pedido para no atrasar su educación y poder graduarse a tiempo.

La Comisión de Relaciones Humanas de Durham, el Concejo de la Ciudad de Durham y la Junta de Educación del Sistema de Escuelas Públicas del Condado de Durham expresaron a través de resoluciones el rechazo a los operativos del ICE y pidieron parar las deportaciones y liberar a los jóvenes detenidos.