Ron Rivera y Fernando Velasco quieren ser la imagen triunfal de los latinos

 

 

San Francisco.- La presencia del entrenador en jefe Ron Rivera y del liniero Fernando Velasco con los Panthers de Carolina les ha dado doble motivación para no sólo conseguir la victoria con su equipo en el Super Bowl 50 sino también ser la imagen triunfal de los latinos.

Rivera, de origen mexicano y puertorriqueño, se convierte en el segundo entrenador en jefe latino que va a estar en un Super Bowl después que lo hiciese dos veces el legendario Tom Flores.

Algo que llena de responsabilidad a Rivera, que durante la pasada noche durante la llamada “Opening Night” del Super Bowl 50 fue categórico al decir que su compromiso con la comunicad hispana es completo y es muy consciente de lo que significa su figura dentro de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

“Creo que es algo muy grande y realmente aprecio el hecho de ser un modelo a seguir y lo tomo muy seriamente”, subrayó Rivera durante su encuentro con los periodistas. “He tenido la oportunidad de regresar a mi ciudad de origen y hablar en graduaciones. Y lo que les digo siempre a los muchachos es que no permitan que alguien les diga que no pueden alcanzar sus sueños”.

Rivera también es consciente que su nombre se unirá al de Flores en el selecto grupo de entrenadores en jefe hispanos que llegan al Super Bowl.

“Nunca olvido mis orígenes ni la sangre que corre por mis venas y toda la admiración y orgullo que siento por mis padres, que tanto me ayudaron en la vida y la entrega que pusieron en marcarnos siempre el camino correcto”, destacó el máximo responsable de los Panthers.

Rivera, quien lleva sangre puertorriqueña y mexicana, menciona a Flores como uno de sus ídolos de juventud por lo que su satisfacción de llegar a un Super Bowl como entrenador en jefe es todavía mayor.

“Disfrutaba mucho ver el fútbol americano cuando era joven. Y admirada a mucha gente, pero cuando se trata de los hispanos, Tom Flores y Jim Plunkett eran mis preferidos. Creo que ellos me inspiraban a seguirlos”.

Rivera comentó como había sido el último encuentro que tuvo con Flores, un profesional, del que dijo que era excepcional, pero todavía mejor persona.

“Vi al coach Flores durante el verano. Pasamos tiempo juntos en Lake Tahoe, California, y fue muy agradable verlo y platicar con él”, subrayó Rivera.

El máximo responsable de los Panthers también dijo que tenía muy claro todo lo que significaba su presencia en el Super Bowl para los latinos y en su gran ilusión sería al final del partido poderles dedicar el triunfo.

“Me encantaría que así fuera. Creo que es muy importante ser una persona a seguir y creo que quedarnos con el título sería importante para los latinos”, destacó Rivera. “Habríamos logrado dar otro paso más en la demostración de que somos capaces de conseguir cualquier meta que nos proponemos porque tenemos talento, capacidad de trabajo, sacrificio y somos responsables”.

Entre los jugadores que Rivera tendrá a su disposición para el partido del domingo frente a los Broncos de Denver, estará el liniero ofensivo colombiano Fernando Velasco, el tercero que ha competido en la NFL después que lo hiciesen sus compatriotas Jairo Penaranda y Fuad Reveiz.

A pesar de los problemas familiares que le tocó vivir a Velasco, al final ha visto compensación a todo el esfuerzo, trabajo y confianza que siempre tuvo como jugador y persona.

La presencia de Velasco en la NFL no ha sido fácil, todo lo contrario, tras formarse con la universidad de Georgia, y no ser elegido en el sorteo universitario, firmó con los Titans de Tennessee y jugó cinco temporadas, pero sin ser titular.

Después de cumplir con el contrato con los Titans firmó como agente libre con los Steelers de Pittsburgh tras lesionarse Maurkice Pouncey en la primera jornada de la temporada regular, pero esa misma temporada la del 2013, Velasco se lesionó el tendón de Aquiles y fue puesto en la lista de inhabilitados.

Superada la lesión fueron los Panthers los que lo llamaron y con ellos salió de titular como guardia derecho e izquierdo durante siete partidos en la temporada del 2014.

Pero no pudo mantener la continuidad y de nuevo le tocó cambiar de equipo para volver con los Titans que lo cortaron antes del inicio de la pasada temporada regular y otra lesión fue la que le dio la oportunidad de volver a los Panthers.

Luego de que Nate Chandler fuera colocado en la lista de lesionados, los Panthers tuvieron en cuenta a Velasco que volvió con los actuales campeones de la Conferencia Nacional.

“Nadie quiere ser un jugador de escuadra de práctica eterno”, admitió Velasco. “Pero lo único que puedo hacer es seguir trabajando, y aprovechar las oportunidades que me lleguen y esta es una maravillosa, como es poder estar en un Super Bowl”.

Velasco, de 30 años, no tiene ningún problemas a la hora de hablar de su pasado y el de su familia, de la que se siente orgullo, sin importar los problemas que haya habido.

“Gracias a los que siempre estuvieron a mi lado y me dieron el apoyo cuando más lo necesitaba aprendí a mantenerme siempre listo para hacer mi trabajo y tener ética profesional”, subrayó Velasco. “Además de mi compromiso con ayudar fuera del campo a todos aquellos que más lo necesitan”.

Velasco reconoce que su infancia no fue fácil y por eso sabe lo importante que es que haya alguien que ayude a los más necesitados, pero al final la perseverancia y el carácter hace la diferencia.