Segundo juicio ‘satánico’ termina con otro culpable sentenciado a cárcel por el resto de su vida

Víctor Alas fue encontrado culpable  igual que su amigo José Reyes de haber matado a una joven de 15 años (Corrian Cervantes) luego de haberla violado y golpeado en nombre de ‘Satanás’

Gustavo Rangel

Corrian Cervantes, una joven de 15 años, se encontraba moribunda en el interior de un apartamento abandonado. Golpeada, violada y ensangrentada le rogaba a dos jóvenes que la dejaran vivir, les suplicaba con las pocas fuerzas que le quedaban que no la mataran, después de los ataques brutales que supuestamente sufrió en las manos de Jose Reyes y Víctor Alas el 4 de febrero del 2014 en el área de Clear Lake.

Pero sus suplicas se fueron en vano según documentos de la corte, Reyes y Alas estrangularon a Cervantes y dejaron su cuerpo en ese apartamento luego de una noche de drogas, sexo y rituales dedicadas a Satanás.

El juicio contra Alas terminó este viernes e igual que Reyes fue encontrado culpable del crimen que dejo a toda la comunidad de Clear Lake conmocionada.

Alas de 17 años fue encontrado culpable de asesinato capital por la muerte de Cervantes, recibiendo automáticamente una sentencia de vida en cárcel. Después de menos de una semana de testimonios, el jurado no necesito mucho tiempo para entregar su veredicto de culpable.

Los juicios en contra de Reyes y Alas  tuvieron detalles escalofriantes de aquel día que estremecieron al jurado y a los que han llegado a ser parte de las audiencias de este caso horroroso.

Los fiscales le aseguraron al jurado que Reyes, 18 años, y Alas, de 16 años cuando ocurrió el crimen,  abusaron sexualmente de Cervantes y después la mataron con una brutalidad inhumana, al grado de que le dejaron incrustados en el rostro fragmentos de porcelana tras golpearla con un pedazo de un inodoro. Pero no fue todo, Reyes después utilizó un desarmador para apuñalar el torso de la joven y con un objeto de plástico le sacó los ojos a la víctima, según narró el fiscal del Condado Harris, John Jordan.

El cuerpo semidesnudo de Cervantes fue descubierto el 8 de febrero 2014 en el apartamento desalojado en el barrio de Clear Lake.

Durante los juicios se estableció que la noche del asesinato (4 de febrero) Reyes, Cervantes y Alas fueron a un apartamento vacío donde tenían planeado tener sexo, tomar alcohol, fumar marihuana y llevar a cabo unos rituales satánicos con la intención de ofrecer sus almas al diablo.

Reyes supuestamente convenció a Alas a que lo ayudara a estrangular a Cervantes para que él (Alas) también pudiera entregar su alma al diablo según las narraciones en corte de Jordan.

Los familiares de la víctima durante los juicios tuvieron que sobrellevar la conmoción causada por toda la evidencia que fue presentada y en más de una ocasión perdieron la compostura.

Los abogados de Reyes y Alas le dijeron al jurado que lo que sucedió es un acto horroroso pero que no deben olvidar que su responsabilidad como jurado era determinar si se trataba de un caso que merecía el castigo de asesinato capital.

Reyes fue encontrado culpable de asesinato capital y fue sentenciado a pasar el resto de su vida tras las rejas ya que no era elegible para la pena de muerte debido a que solamente tenía 17 años cuando cometió el crimen.

En el segundo día del juicio la ex novia de Reyes testificó que ella escucho a Reyes hablar de lo que le había hecho a Cervantes. Lapita González, 20 años, fue la que le llamo a la policía para reportar lo que había escuchado ya que en aquel entonces vivía en la casa de Reyes y escuchó al acusado decir que él (Reyes) había matado a Cervantes. González actualmente tiene un hijo de Reyes de 18 meses pero ya no está románticamente involucrada con él.

Según familiares de la víctima, la joven carismática tenía planes de atender una escuela de enfermería después de que acabara con sus estudios en la preparatoria de Clear Lake.