Sushi y una limonada con Erick ‘Cubo’ Torres

Gustavo Rangel

El calor abrumador que actualmente se vive en la Ciudad Espacial ha sido brutal. Los houstonianos de alguna manera ya estamos un poco acostumbrados y sabemos que tenemos que aguantar vara. Pero para un recién llegado a la ciudad, las altas temperaturas son impactantes, toma tiempo para asimilarlas y algunos de plano prefieren irse a otro lugar. El nuevo delantero del Dynamo de Houston, Erick ‘Cubo’ Torres ya sintió el calorcito y aunque admite que es agobiante, el goleador asegura que esto no será un factor que vaya impedirle lograr las metas que se ha propuesto con el equipo naranja.

Fue precisamente a medio día, cuando el calor se siente bien ‘sabrosito’ que el ‘Cubo’ se sentó con La Prensa de Houston para un almuerzo casual, libre de cámaras y grabadoras, y en este ambiente el jugador mexicano platicó de varios temas, incluyendo el de sus primeras semanas en Houston.

Nos contó cómo ha tenido que estar viviendo en hoteles, algo que por cierto ya lo aburrió un poco.  Una sonrisa se le dibujo en el rostro cuando habló de la buena relación que está formando con sus nuevos compañeros y se mostró curioso por saber más de la historia de su nuevo equipo.

“Me he llevado bien con todos, es un vestidor muy amigable. Estoy agradecido de que todos se han portado muy bien conmigo”, dijo Torres.

A pesar de que existen enormes expectativas para el ex jugador de las Chivas Rayadas del Guadalajara es evidente en su comportamiento que la presión no lo agobia, al contrario se nota tranquilo y paciente. No quiere comer ansias.

“No estoy desesperado. Creo que es mejor ir de menos a más. No había jugado un partido oficial en un buen rato, así que para mí es mejor que el entrenador me vaya dando minutos de poco a poco”, agregó Torres.

Este sábado 8 de agosto los naranja enfrentan a los Earthquakes de San Jose en el BBVA Compass Stadium, y existe la posibilidad de que el ‘Cubo’ salga como titular, pero la prioridad por ahora del atacante es seguir con su acoplamiento dentro y fuera de la cancha, tarea que se complica un poco cuando también tiene que atender asuntos en su vida personal, obligaciones promocionales, es su días libres por cierto (contó ‘Cubo’ entre risas) y entrenamientos. Pero Torres no se queja, al contrario, todas estas cosas nuevas que giran a su alrededor, el futbolista parece asimilarlas como parte de una nueva etapa en su vida. Una etapa que ofrece nuevas oportunidades que no quiere desaprovechar.

Pero también fue notorio durante la charla que ‘Cubo’ ya se siente houstoniano, y no solamente porque ya aguanta un poco mejor el calor a comparación de su primer entrenamiento con el equipo, sino porque demuestra un compromiso de querer ser parte de esta ciudad.

Los temas calientes de la Selección Mexicana, a la que espera volver pronto, por ahora no son prioridad para el ‘Cubo’ y solamente espera que la Federación Mexicana de Futbol nombre a un técnico capaz y que se respeten los procesos. La prioridad de Erick en este momento es dar resultados con el Dynamo, recuperar su nivel, dejar el pasado a un lado y vivir a lo máximo este nuevo reto que tiene enfrente. Se muestra ansioso por descubrir su nueva casa y en sus ojos se puede apreciar el hambre de triunfo que lleva por dentro.

La charla fue llegando a su fin cuando el sushi y la limonada se acabaron pero en el rato que pasamos con el ‘Cubo’ me quedó claro que tiene toda la fibra para convertirse en todo un houstoniano.