Suspensión de alivio migratorio podría ser levantada

Los Ángeles.- Un grupo de expertos dijo que la suspensión de los alivios migratorios presidenciales ordenada por un juez de Texas en febrero podría ser levantada por la Corte Suprema de Justicia, aunque el fallo no se daría antes de junio.

Representantes del Centro Nacional de Leyes Migratorias (NILC) y del Centro para un Cambio Comunitario (CCC) enfatizaron que la Corte Suprema dio plazo hasta el 19 de diciembre para que los demandantes respondan a la apelación.

“Es muy importante recordar que el programa DACA como fue anunciado originalmente en junio de 2012 sigue vigente y que personas que califican bajo este programa pueden aplicar para este proceso”, recalcó la abogada Mayra Joachin de NILC en Los Ángeles.

La jurista destacó que las medidas administrativas han tenido apoyo de 15 estados, 84 alcaldes, ciudades y gobiernos locales, 40 jefes de Policía incluyendo retirados, 218 senadores y representantes de Estados Unidos y 224 grupos que trabajan para asegurar los derechos civiles de los inmigrantes.

Una vez recibida la respuesta de los demandantes en diciembre, la Corte Suprema decidirá si estudia o no la apelación solicitada por el Gobierno federal.

“Lo más probable es que tengamos una respuesta entre enero y quizás febrero. La respuesta de la corte solamente indicará si va a escuchar el caso”, aclaró Joachin.

Si la Corte Suprema decide estudiar la apelación, los argumentos legales se presentarían alrededor de abril y “la decisión del caso podría venir en junio si es que la corte lo escucha en este periodo (abril)”, explicó.

Agregó que, “aunque no se sabe si la Corte Suprema va a decidir escuchar el caso, el apoyo inmenso que estas iniciativas han recibido por varios sectores de nuestra nación demuestra la importancia nacional de este caso”.

Mary Moreno, directora de comunicaciones de Texas Organizing Project destacó que durante más de un año han estado “en plena campaña educando y preparando a la gente para el DAPA y el DACA expandido, defendiendo las acciones ejecutivas anunciadas por el presidente Obama”.

Según señaló la activista, el clima político de Texas que antes era más favorable a los inmigrantes cambió notablemente “luego de la elección del gobernador Greg Abbott”.

“Nuestro reto este año que viene es mantenernos activos en la lucha. Mantener la esperanza viva de que va a llegar el alivio”, agregó.

Por su parte, Nora Hernández, del Centro de Igualdad y Derechos de Nuevo México presentó su testimonio como inmigrante indocumentada que podría calificar para el DACA expandido.

“Actualmente vivo en una familia mixta donde mi hermana tiene DACA, mis sobrinos son ciudadanos, mi mamá es residente permanente de los Estados Unidos y mi padrastro es ciudadano americano. En el 2007 mi padre fue deportado”, contó Hernández.

“El gobierno está jugando con nuestras vidas con un juego político muy sucio porque está manejando vidas humanas para atraer votos”, concluyó la inmigrante.