Tornados dejan una docena de muertos en Texas

Austin.- La formación de tornados y las posteriores tormentas que azotaron varias zonas de Texas dejaron por lo menos 11 muertos y centenares de viviendas afectadas, algunas incluso destruidas, informaron las autoridades.

La población más golpeada fue Garland, al noreste del área metropolitana de Dallas, donde murieron ocho personas en un accidente múltiple de tráfico causado por un tornado en el que se vieron involucrados doce vehículos.

Otras 15 personas fueron trasladadas en ambulancias desde el lugar del impacto, en la autopista interestatal I30, a hospitales de la zona, explicó el agente Pedro Barineau, portavoz de la Policía de Garland en rueda de prensa.

Los equipos de emergencia y los residentes de este suburbio trabajan a estas horas bajo una intensa lluvia para reparar los daños de los tornados, mientras se suceden nuevas alertas de tornado e inundaciones y los meteorólogos auguran vientos y una tormenta de agua y nieve para la noche del domingo.

El paso de los tornados por Garland dejó un paisaje devastador con cerca de 600 viviendas con daños o destruidas, además de 60 personas heridas.

“Fue una destrucción total el día después de Navidad, es horrible”, apuntó Barineau.

Las autoridades buscan a personas atrapadas bajo los escombros aunque no hay reportes de desaparecidos por el momento, además recomiendan a los habitantes de la zona no salir de sus casas y evitar el uso de vehículos.

El tornado que azotó Garland fue clasificado hoy por los meteorólogos como EF4 en una escala de seis niveles en el que EF5 es el más dañino, con vientos que alcanzaron las 200 millas (320 kilómetros) por hora.

El único tornado de esta escala registrado en la zona de Dallas había sucedido en 1927 y dejó 15 muertos a su paso.

Las otras tres muertes se registraron en el condado de Collin, también al noreste de Dallas: dos personas fallecieron en Copeville cuando un tornado arrasó la gasolinera en la que estaban estacionados, mientras que un menor murió en Blue Ridge sin que hayan trascendido más detalles.

Amanda Williams, de Copeville, explicó al The Dallas Morning News cómo su familia sobrevivió al paso del tornado: Ella, su marido, sus dos hijos y un abuelo se refugiaron en el baño de la vivienda, lo único que quedó en pie tras los vientos.

“Todo lo demás quedó destruido”, dijo.

Debra Smith, de Garland, relató al mismo periódico que al paso del tornado se escondió en la bañera. A su vivienda no le pasó nada, pero un árbol cayó sobre su automóvil: “Fue el momento más espantoso de mi vida. Soy una chica de Texas, nunca antes había visto algo así”, dijo esta mujer de 62 años.

Se desconoce aún el número de tornados que afectaron la zona, pero las autoridades emitieron cerca de 40 alertas durante la noche del sábado.

“Los tornados son un recordatorio que el clima extremo puede afectar al norte de Texas en cualquier momento”, alertó el Servicio Meteorológico Nacional al mencionar episodios similares en 2006 y 2009.

Además de los tornados en Texas, este sábado se reportaron inundaciones en San Luis (Misuri) en el sur de Ohio y en Oklahoma.

Las tormentas en el norte de Texas fueron el último en una cadena de incidentes climáticos inusuales sucedidos durante la semana pasada en el país y que ya habían causado 14 muertos en Arkansas, Misisipi y Tennessee, por lo que el número total de fallecidos asciende ya a 25.