Trump va en serio, ya no es broma

A nivel local Adrián García no pudo con Gene Green por el Distrito 29 del Senado.

Gustavo Rangel

Sera odiado por muchos y querido por otros, pero una cosa que si esta segura es que el pre candidato a la presidencia, Donald Trump ha logrado hacer de esta contienda por la Casa Blanca en un tema muy interesante.

Lo que antes parecía una broma se ha convertido en una campaña con serias posibilidades. Trump desde muy temprano el martes se proyectaba para convertirse en el gran ganador del Supermartes del partido Republicano y aunque en Houston el favorito de  los ‘elefantes’ era Ted Cruz, Trump tenía sus seguidores que lograron colocarlo en el segundo lugar en el estado de la estrella solitaria.

“Donald Trump tiene mucha razón, los Estados Unidos se encuentra en problemas y tiene que venir un cambio contundente. Yo ya no confío en estos políticos de carrera que nos han metido en graves problemas”, dijo Raúl Barrera, que llegó a votar en un centro de votación ubicado sobre la calle Gray.

Pero así como llegaron votantes que apoyaban al polémico candidato se presentaron otros que aparecieron con pancartas en contra de la candidatura de Trump.

“Este candidato (Trump) no tiene buenas intenciones, es una persona mala con malas intenciones. Nos quiere dividir y es un racista. No podemos permitir que una persona tan baja sea el presidente del país más poderoso del mundo”, comentó Ana Reyna, que apoya a la pre candidata Hillary Clinton.

Así se vivió

En Houston se vivió con mucha intensidad el Supermartes, varios centros de votación reportaron largas filas e incluso algunos tuvieron que quedarse abiertos después de las 7pm para permitir que las personas en fila pudieran ejercer su derecho.

Varias contiendas importantes locales se llevaron a cabo y en una de ellas el aspirante Adrián García perdió de forma contundente ante Gene Green, que se queda con el escaño del Distrito 29.

Trump se salió con la suya y se burló de Rubio

El magnate inmobiliario dijo que sus triunfos en el denominado supermartes hicieron una “dura” noche para su rival Marco Rubio, que no ha logrado ninguna victoria en lo que va de proceso de primarias.

“Está siendo una dura noche para Marco Rubio”, dijo Trump en rueda de prensa en Palm Beach (Florida), tras haberse adjudicado ya las primarias de Virginia (49 delegados), Georgia (76), Alabama (50), Massachusetts (42), Tennessee (58) y Arkansas (40) en este supermartes, según las proyecciones de los principales medios.

En opinión del empresario, Rubio, que en los últimos días ha atacado con dureza a Trump, fue el “gran perdedor de la noche”, tras no haber ganado ningún estado, mientras que el senador por Texas Ted Cruz ya se hizo con Iowa en febrero y nuevamente en su estado y Oklahoma.

En este sentido, el magnate consideró que Rubio, al que volvió a denominar como rival de categoría de “peso ligero”, tiene que dejar de “hablar” y empezar a “ganar algo”, como Cruz, al que felicitó por su “excelente” triunfo en Texas, el más importante estado de la noche, al entregar 155 delegados.

Trump recordó que en el propio estado de Rubio, Florida, lleva una ventaja en torno a 20 puntos porcentuales al joven senador de cara a las primarias del próximo día 15, que se mostró confiado en poder ganar.

El magnate, el máximo favorito para ganar la candidatura republicana para pelear por la Casa Blanca, aseguró que Rubio puede gastar millones de dólares en la campaña que no recuperará esa ventaja en Florida, el siguiente gran estado en votar en las primarias.

“Siempre me gustó Marco, pero desde hace unos días se ha vuelto hostil”, lamentó Trump, que consideró que este cambio de estrategia le está haciendo “daño” al político de Miami, aunque dijo entender que, tras el revés de esta noche, pueda estar “desagradable”.

Además, dijo, Rubio no tendría opciones de derrotar a la demócrata Hillary Clinton en una hipotética carrera presidencial, y reconoció que Ted Cruz tendría alguna opción, pero que el mejor cualificado para llegar a la Casa Blanca es él mismo.

Tras los resultados del martes, prometió trabajar para lograr un partido “unido” e “inclusivo” para ganar así la Presidencia en las elecciones del 8 de noviembre próximo, gracias a que, indicó, han logrando “ampliar” la base electoral del partido y tiene ahora el apoyo de todos los grupos raciales.

Sobre Clinton, el multimillonario dijo que cómo puede prometer mejorar la situación de país, en caso de llegar a la Casa Blanca, si no lo hizo en todos los años de su carrera política, algo que él si podrá hacer, pues sabe “cómo hacerlo”.

Trump, que hasta la noche del martes había ganado en tres de las cuatro contiendas disputadas de momento, New Hampshire, Carolina del Sur y Nevada, que le habían reportado 82 delegados, podría ganar al menos en Virginia, Georgia , Alabama, Massachusetts, Arkansas y Tennessee, aunque no descartó ganar “siete, ocho o nueve” en total.

Con los triunfos en esos estados, el magnate se hizo al menos con 315 delegados de los 595 que estuvieron en juego y de los 1.237 necesarios para obtener la candidatura presidencial republicana.

Por contra, el senador por Texas Ted Cruz ganaría en Oklahoma y su propio estado, mientras que el resto de los aspirantes por ahora se fueron de vacío.