Un juez de Texas pide a Obama una lista de 100.000 jóvenes indocumentados

Washington.- El juez federal de Texas Andrew Hanen, quien suspendió las medidas migratorias del presidente de EEUU, Barack Obama, pide ahora al Gobierno que le entregue una lista de los 100.000 jóvenes indocumentados que se han beneficiado del programa de Acción Diferida (DACA), creado en 2012.

En una orden, dictada, Hanen pidió al Ejecutivo una lista de los 100.000 jóvenes indocumentados que se beneficiaron en 2012 del programa DACA y que, posteriormente, recibieron una renovación de tres años, en vez de dos, como establecía la normativa.

Extender el alivio migratorio de dos a tres años fue una de las modificaciones que Obama introdujo en DACA en noviembre de 2014, cuando también proclamó el plan Acción Diferida para Responsabilidad de los Padres (DAPA) para frenar la deportación de los padres de ciudadanos estadounidenses o hijos con residencia permanente.

Los dos programas fueron suspendidos temporalmente por Hanen en febrero de 2015 y ahora están siendo estudiados por el Tribunal Supremo, que emitirá una decisión posiblemente en junio.

Aunque Hanen paralizó las dos medidas, el Gobierno concedió a miles de jóvenes indocumentados una renovación del programa DACA por tres años, en vez de por dos, prolongando así la autorización para residir provisionalmente en Estados Unidos y obtener un permiso temporal de trabajo.

En documentos presentados en la corte, los abogados del Gobierno reconocieron que había cometido un error y modificaron los beneficios de tres años concedidos a unas 100.000 personas.

No obstante, Hanen acusa a los abogados de haber tratado de saltarse su orden y, por ello, pide al Gobierno “todas las identificaciones personales, incluyendo nombres y direcciones” de los 100.000 jóvenes indocumentados, así como la fecha en la que recibieron la renovación de los tres años.

“Mi hermana es una de las personas a las que el juez pide información”, dijo en una conferencia telefónica Adrian Reyna, nacido en Monterrey (México), que llegó a EEUU con sus padres en 2004 y forma parte de United We Dream, la mayor organización de jóvenes indocumentados del país.

Para Reyna y otros activistas, como la directora ejecutiva del Centro Nacional de Inmigrantes, Marielena Hincapié, el único objetivo del juez Hanen es intimidar a los beneficiarios de DACA y a las personas que podrían beneficiarse de las medidas de Obama, bloqueadas temporalmente y bajo estudio del Supremo.

“Esta orden solo trata de aterrorizar a la comunidad inmigrante”, consideró Hincapié.

Además de los datos de los 100.000 inmigrantes, el juez pidió clases de ética para los abogados del Departamento de Justicia y ordenó sanciones para aquellos que han defendido en los tribunales las medidas migratorias que proclamó Obama para frenar la deportación de cinco millones de indocumentados.

El magistrado determinó que los abogados del Departamento de Justicia deben de tomar un curso de ética de, al menos, tres horas durante los próximos cinco años para participar en casos de cortes estatales y federales de los 26 estados, la mayoría republicanos, que pidieron el bloqueo de las medidas de Obama.

El juez da 60 días, hasta el próximo 10 de junio, a la fiscal general, Loretta Lynch, para presentar un “plan integral para evitar que esta conducta no ética vuelva a ocurrir”.

Un portavoz del Departamento de Justicia dijo a Efe que “está en total desacuerdo con la orden”, pero rechazó hacer más comentarios.

Organizaciones como United We Dream y el Centro Nacional de Inmigrantes han pedido al Gobierno que recurra inmediatamente la orden y que pida la inhabilitación del juez Hanen, conservador y nominado en 2002 por el presidente George W. Bush para la Corte del Distrito Sur de Texas.

El Tribunal Supremo emitirá posiblemente en junio su opinión sobre si Obama se excedió o no en su poder al proclamar sus decretos sobre inmigración, que tienen carácter temporal y podrán ser derogados por el próximo presidente que llegará al poder en enero tras las elecciones de noviembre.

La inmigración se ha situado en el centro del debate de cara a las elecciones de noviembre con el caso pendiente ante el Tribunal Supremo y las polémicas propuestas de Donald Trump, virtual nominado republicano que propone construir un muro entre México y EEUU y deportar a los 11 millones de indocumentados que viven en el país.

 

Pie de foto #1: El juez federal de Texas Andrew Hanen, quien suspendió las medidas migratorias del presidente de EEUU, Barack Obama, pide ahora al Gobierno que le entregue una lista de los 100.000 jóvenes indocumentados.