Un niño que con su talento solamente piensa ayudar a otros

 

Gustavo Rangel

Miguel Morín se cansó de ver a su madre sufrir. Un día después de que su padre llegó borracho y maltrato su madre, Miguelito ya no soporto más.

“Mamá vámonos de aquí ya no quiero que te siga maltratando mi papá, no importa que no tengamos a donde ir pero vámonos ya no podemos seguir aquí”, le dijo Miguel a su madre.

Juntos Angie Chávez “Estrellita” y su hijo salieron de ese “infierno” solamente para ingresar a otro.

“Varias veces amanecimos dormidos en la calle. Recuerdo que uno de los lugares donde acostumbramos quedarnos era en la Pulga del 59, en una banca dormíamos porque no teníamos a donde ir”, recordó Chávez.

Miguel apenas tenía cuatro años cuando junto con su madre se encontraba viviendo en la calle, y aunque su situación era muy complicada el niño no pensaba en que lo ayudaran, él (Miguel) ya estaba imaginando la manera cómo iba poder ayudar a gente en necesidad.

“Un día voy hacer famoso para ayudar a gente que esta como nosotros, el dinero que gane se lo voy a dar a niños que sufren”, le decía Miguel a su madre.

Miguel nació con el ángel de artista. “Desde pequeño se ponía pelucas y se pintaba de payasito y comenzó a cantar. Nadie en la familia de nosotros es cantante o artista, así que cuando el comenzó con todas sus ocurrencias nos sorprendió, pero ahora está claro que esto es su pasión”, dijo ‘Estrellita’.

Miguel contagió a su madre, y juntos han organizado diferentes eventos para ayudar a familias.

La misión de Miguel continua y con su disco que está muy cerca de estar terminado y con una película que está grabando, el pequeño artista espera seguir ayudando a niños en necesidad.

“Estamos trabajando con organizaciones aquí en Houston para poder llevar ayuda a niños de México que se encuentran con capacidades diferentes”, contó Morín.

En las próximas semanas Morín, con el apoyo de la organización Proyecto México Migrante, que preside Omar Osiel, llevará más de 20 sillas de ruedas y otros artículos que ocupan niños con capacidades diferentes en León, Guanajuato, México.

“Este proyecto es muy importante porque muchos niños no tienen los recursos para conseguir una silla de ruedas y el hecho de que podamos ayudarlos a mejorar su calidad de vida nos motiva para seguir luchando por ellos acá en los Estados Unidos”, explicó Morín.

Durante esta temporada de fiestas Morín estará participando en distintos eventos para recaudar juguetes y otro tipo de ayuda para niños de bajos recursos.

“Mi sueño es un día ser famoso y poder comprar una casa grande para que puedan vivir niños que no tienen casa o que no tienen quien los ayude, ese es mi gran meta”, concluyó Morín.