Un santuario espectacular, un tesoro houstoniano

Gustavo Rangel

Todos los proyectos de renovación a lo largo del Buffalo Bayou han sido hasta el momento extraordinarios. Los remodelados espacios verdes han permitido que parques olvidados adquieran una nueva vida.

Los visitantes hoy tienen posibilidades de realizar más actividades y vivir a lo máximo el tiempo que pasan al aire libre. Sin embargo no todo lo bello se encuentra a plena vista.

Durante este periodo de remodelaciones trabajadores descubrieron un lugar oculto que por mucho tiempo había quedado completamente en el olvido.

Al momento que lo descubrieron se dieron cuenta que se trataba de un tesoro houstoniano, y hoy después de mucho trabajo se encuentra abierto al público.

Se trata del Buffalo Bayou Cistern, una estructura subterránea que fue construida en 1926. La cisterna fue encontrada en el verano del 2010 mientras se estaban realizando unas obras alrededor de la calle Sabine. Las cientos de columnas y el espacio abierto impresionó a los arquitectos que ingresaron a evaluar el lugar.

La cisterna en 1926 fue construida para que fuese una reserva de agua potable, capaz de retener 15 millones de galones, pero algunas fugas eventualmente causaron que se cerrara definitivamente.

Al ser descubierta inmediatamente se planeó demolerla y rellenarla con tierra, algunos pensaron en convertirla en un estacionamiento, pero afortunadamente hubieron otros que visualizaron verla como una atracción.

Después de mucha inversión y trabajo, la cisterna es toda una obra espectacular. Las columnas de concreto que miden 25 metros de altura impactan inmediatamente. El enorme espacio cautiva y el eco que rebota de sus paredes es impresionante, puede durar más de 17 segundos si se grita lo suficientemente fuerte.

La oscuridad y el silencio en el interior de la cisterna, es inolvidable, no tiene comparación con otro sitio en la ciudad.

Actualmente hay planes para convertir la cisterna en una galería de arte para artistas que trabajan sonido y luces. No se ha definido exactamente qué tipo de obras serán permitidas para darle un giro a este espacio, pero las decisiones se estarán tomando en los próximos meses, porque se quiere que la cisterna sea una de las atracciones para los visitantes durante el Super Bowl del 2017 que se realizara en nuestra ciudad.

El costo para entrar a visitar este mágico lugar es de solamente $2 dólares, pero cabe señalar que es necesario comprar los boletos con anticipación en el sitio web www.buffalobayou.org porque debido a la popularidad del lugar los recorridos se llenan con anticipación.