21 Jan 2021

14 migrantes inician demanda por abusos de un ginecólogo en una cárcel

January 2, 2021

Georgia.- Un total de 14 mujeres migrantes que están recluidas en la prisión migratoria de Irwin, administrada por privados, denuncian en una demanda colectiva al médico que las atendió, Mahendra Amin, por haberles practicado histerectomías o extracciones de útero en la población interna, según informó el 22 de diciembre pasado la abogada Sirine Shebaya.

A mediados de septiembre, organizaciones de defensa de los derechos humanos denunciaron que en una prisión de Estados Unidos había una elevada tasa de histerectomías.

Según la agencia AFP, un grupo de 14 mujeres migrantes presas sufrieron procedimientos ginecológicos no consentidos e invasivos.

Esta denuncia nació del testimonio de una enfermera que trabajó en el centro y que relató la alta “tasa de extirpaciones del útero” a detenidas y episodios como el de una migrante a la cual el médico le extirpó el ovario equivocado cuando iba a intervenirla por un quiste.

Una de las migrantes contó en la demanda que la operaron de un quiste y que se le obligó a firmar un consentimiento sin leerlo. Cuando se despertó, ya no tenía ombligo y tenía una hendidura en el abdomen. La demanda señala que “en muchos casos, los procedimientos ginecológicos ejecutados por el acusado contra las demandadas equivalen a actos de agresión sexual”.

La mayoría de las demandantes siguen presas en la cárcel migratoria, unas pocas fueron liberadas y una fue deportada a México después de que denunciara la situación.

Los denunciantes señalaron que cuando las mujeres intentaron denunciar los hechos, las autoridades del centro iniciaron medidas “retaliatorias” para silenciarlas, incluyendo el confinamiento en solitario y amenazas varias. A una de ellas se le negó el acceso al teléfono, lo que implicó que perdió la custodia de su hija.

Otra de las migrantes contó en la demanda que fue operada de un quiste y que se le obligó a firmar un consentimiento sin leerlo. Cuando se despertó, ya no tenía ombligo y tenía una hendidura en el abdomen.

Una mujer 28 años se salvó de una histerectomía no consentida porque contrajo el Covid-19 y no pudo ser intervenida.

Varias supuestas víctimas -que no están en la demanda y cuyos testimonios no pudieron ser corroborados- fueron devueltas a sus países tras denunciar los abusos médicos, según los abogados.

Las denunciantes indicaron que las autoridades del centro de detención saben desde 2018 de los abusos cometidos por Amin, pero mantuvieron la política de enviar a las mujeres a su consulta privada, fuera de la cárcel.

La presidenta de la Cámara baja de Estados Unidos, la demócrata Nancy Pelosi, pidió en septiembre investigar las denuncias y varias comisiones legislativas indagaron sobre el centro.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) también expresó su condena ante las denuncias afirmando que “estos procedimientos no consensuados constituyen una violación al derecho a la seguridad de la persona, a la protección contra ataques abusivos a la vida privada y familiar”.

Advertisements

Edición Impresa

Trending News