13 Apr 2021

Desintegran caravana migrante, evitando el paso de 3 mil 500 personas en Guatemala

October 7, 2020

Guatemala.- La última caravana migrante que se organizó en Honduras la semana pasada llegó a su fin, luego de que la mitad de las personas fueran deportadas y al resto se le impidiera continuar su marcha debido a las medidas sanitarias provocadas por la contingencia del Covid-19.

Dicha caravana partió de Honduras el pasado miércoles 30 de septiembre por la noche, su destino era llegar a Estados Unidos.

Al respecto, el gobierno mexicano de Andrés Manuel López Obrador consideró como sospechoso que se organizara esta caravana en tiempos de la pandemia, por sus restricciones sanitarias, y a escasos días de las elecciones estadounidenses.

“Nos parece muy raro, es muy extraño el que salga esta caravana en víspera de la elección en Estados Unidos, es mucha casualidad. ¿Y cómo es que en Honduras, que hay hasta toque de queda, se permite que se integre este grupo?, que ya entró a Guatemala, que fue convocado en redes sociales. Sí, es muy extraño”, indicó, aunque no apuntó a qué grupo, partido o candidato beneficie o patrocinara dicho contingente.

“De todas maneras, estamos dando seguimiento porque nosotros no queremos confrontación, México es un país de paz, entonces tenemos que ver cómo evadimos la provocación, si es que está montado este asunto con ese propósito”, aseveró el mandatario y se comprometió a revisar el tema diariamente.

Beneficiar ¿a quién?

Al ser cuestionado sobre a quién beneficiaba dicha caravana, López Obrador Indicó: “No tengo todos los elementos, pero hay indicios de que esto se armó con ese propósito, no sé en beneficio de quién, ahora sí que como se dice coloquialmente, de parte de quién, pero no nos estamos chupando el dedo. Falta un mes para la elección en Estados Unidos y no ha estado en el debate ni el tema migratorio y menos México. Hemos hecho todo un esfuerzo para que no se involucrara a nuestro país en las campañas o en la campaña de Estados Unidos y hay notorias diferencias con relación a la anterior elección”.

Aunque destacó que hay varios factores que impulsan la migración como la pandemia, el problema económico, el desempleo, y “un problema muy lamentable que es un enfrentamiento cultural, porque no me gusta usar la palabra ‘racial’, en sí es una diferencia cultural; y luego la relación con China y hasta abajo la cuestión migratoria, y mucho más abajo lo de México. Antes no era así”, indicó.

Los dispersan

Un día después, el sábado 03 de octubre la Policía Nacional Civil (PNC) y las autoridades migratorias de Guatemala cercaron a un centenar de migrantes hondureños que intentaban cruzar a México por el Río Suchiate.

Cuando los migrantes se disponían a salir de Guatemala rumbo a México en las balsas que cruzan el Río Suchiate, que divide a ambos países, fueron cercados en un calle frente a la Casa del Migrante Escalabrini.

Hombres, mujeres y niños, la mayoría jóvenes y adolescentes, algunas madres con sus pequeños hijos, fueron encerrados por los uniformados, que con garrote en mano intentaron subirlos a dos autobuses para deportarlos hacia la frontera con Honduras.

Aunque los autobuses llevaban lonas con la leyenda Retorno Voluntario de la Comisión Nacional de Atención al Migrante de Guatemala (Conamigua) sólo pocos migrantes subieron de forma voluntaria; la mayoría no quería tomar los camiones y regresar a su país de origen, Honduras.

Los migrantes, que habían llegado en grupos pequeños, acusaron a los directivos del albergue de concentrarlos en este punto para favorecer su captura.

Muchos caminaron separados de la caravana migrante que tomó camino rumbo al Departamento del Petén, aunque muchos más fueron desprotegías en contra de su voluntad.

Raúl Orozco, delegado de migración, expuso que fueron los propios directivos del albergue quienes les notificaron que había ya una gran cantidad de migrantes esperando pasar la frontera, por lo que ellos desplegaron el operativo.

Hasta el mediodía del sábado, los uniformados guatemaltecos les impedían pasar al Río Suchiate y los mantenían encapsulados.

Al sitio llegaron también paramédicos de la Cruz Roja de este país, así como funcionarios de la Procuraduría de Derechos Humanos.

El caudal del Río Suchiate es alto y cruzarlo sólo es posible con las balsas que cobran 30 pesos mexicanos o 10 quetzales guatemaltecos por persona; es decir, ceca de 1.4 dólares.

El cónsul de México en Tecún Umán, Mauricio Ituarte, dijo que los migrantes que pasen en la balsa de forma ilegal serían deportados, y permitirían el paso sólo por el puente fronterizo, en donde se encuentran las autoridades migratorias, pero que primero se debe priorizar la situación sanitaria.

De lo que se trata es que no vaya persona alguna con contagios, añadió, para evitar que pongan en riesgo a otras personas y que la migración en México sólo será de forma regulada, segura y ordenada.

Posteriormente, el canciller mexicano Marcelo Ebrard Casaubón indicó que la dispersión de la caravana se debió a las condiciones sanitarias para mitigar el contagio de coronavirus.

Situación que fue compartida por el presidente mexicano quien calificó de afortunado el hecho de que se haya logrado el retorno a Honduras de 3 mil 500 migrantes.

“Afortunadamente no se continúa con la caravana que viene de Honduras, porque tanto el gobierno de Honduras como el gobierno de Guatemala ayudaron a convencer a los integrantes de esta caravana de que no hay condiciones sanitarias”.

Por su parte, el comisionado Nacional de Migración, Francisco Garduño, informó que los agentes federales estarán en la frontera sur de México el tiempo necesario para mantener la contención de migrantes.

La vigilancia fronteriza incluye drones que sobrevuelan las nuevas rutas que son utilizadas por los traficantes de personas.

La caravana ya había perdido fuerza en Guatemala, donde el gobierno anunció que más de 3 mil hondureños habían sido retornados a su país, aunque otros grupos continuaban su trayecto hacia la frontera con México.

Al mismo tiempo, el gobierno guatemalteco pidió el domingo a Honduras que tomara acciones para evitar más caravanas.

El domingo 04 de octubre se declaró formalmente desarticulada dicha caravana. El diplomático guatemalteco Bucaro Flores dijo que ya su país había desarticulado el movimiento al deportar a unas 3 mil 500 personas, que se habían dispersado en diversos grupos en todo el territorio chapín.

“Hoy los gobiernos de México y Guatemala están comprometidos, trabajando juntos para preservar la vida”, dijo.

Destacó que el presidente Alejandro Giammattei había enviado mensajes muy claros y que se ha hecho un despliegue policiaco y militar desde la frontera de Honduras hasta México para garantizar el retorno de migrantes hondureños, de manera ordenada y regular.

“Este despliegue permite que hoy no tengamos esas caravanas terribles que ponen en peligro la vida de mexicanos, que también ponen en peligro la vida de los guatemaltecos y los hermanos hondureños”, indicó.

Y agregó: “estamos enfrentando un nuevo reto, un nuevo reto que es importante prever y atacar. Hoy estamos dando un mensaje muy importante entre México y Guatemala, para trabajar juntos en el fortalecimiento de la frontera sur”.

Advertisements

Edición Impresa

Trending News