20 Jan 2021

DRAGONES AZULES DE TEXAS

May 15, 2020

Las autoridades alertaron sobre la presencia de dragones azules luego de que fueran halladas por visitantes en el Padre Island National Seashore ( Texas), en pleno golfo de México.

Hunter Lane es un pequeño de apenas siete años, quien encontró en tan sólo unos minutos, cuatro dragones azules el pasado dos de mayo, mientras paseaba por el Padre National Seashore con sus padres, con quienes estaba de vacaciones. Su padre, Trey Lane.

“Hunter ama a las criaturas marinas y pensó que había encontrado una medusa botón azul. Después de que lo recogieron ¡me dijo que había descubierto una nueva especie!”, dijo emocionado Lane al medio de comunicación internacional. Ahora están atentos pues esperan que sigan apareciendo estos dragones azules en las aguas no sólo de Texas, sino de los lugares aledaños

Según los expertos los dragones azules son depredadores de las carabelas portuguesas que viven en mar abierto, y tras devorarlas trasladan las peligrosísimas toxinas de esos animales marinos, que tienden a confundirse con medusas a pesar de no serlo, a sus apéndices similares a dedos, al final de sus aletas.

Este animal es un molusco que carece de concha, más concretamente es un nudibranquio que técnicamente se denomina Glaucus Atlanticus y comúnmente Dragón Azul. Es pelágico, es decir, que vive en alta mar, en aguas templadas y tropicales de todo el mundo. En realidad, parece una de babosa dragón de movimientos divertidos y vivos colores que por su aspecto te puede robar el corazón, aunque esconde un arma oculta, es muy tóxico. Habita las aguas tropicales y templadas de las costas europeas, costas sudafricanas, en Mozambique o en islas australianas.

Las dimensiones de un Dragón Azul son muy pequeñas y no suele sobrepasar los 6 centímetros de longitud. Podemos comparar la siguiente imagen para ver las dimensiones frente a la mano de un hombre.

Nadie debería juzgar erróneamente a estos animales acuáticos por su tamaño, menos de 5 cm., ni tratarlos como a un bichito sin importancia puesto que, según advierte la institución medioambiental en una publicación en Facebook, «tienen una defensa digna de su nombre».

Debido a la concentración de estas células su picadura puede ser incluso más dolorosa que la de las carabelas, e igual de mortal para determinados grupos de población humana.

La recomendación de las autoridades en caso de toparse con uno de estos dragones azules es sorprenderse, ya que se trata de un hallazgo raro, pero también mantener una distancia de seguridad responsable.

Estas especies almacenan células punzantes de sus presas para usarlas en algún momento. Cuando los humanos tocan a estos “dragones azules”, se pueden liberar células punzantes y crear una picadura que puede doler en exceso, incluso más que la de una medusa.

Advertisements

Edición Impresa

Trending News