08 Mar 2021

EL FEMINICIDIO DE UNA MUJER Y UNA NIÑA INDIGNAN A MEXICANOS

February 19, 2020

Por Miguel Mejía H.

México.- Aunque pareciera que los mexicanos han asimilado las situaciones de violencia con calma, tras 14 años de iniciarse la “guerra contra el narco”, y que tan sólo el año pasado dejó un saldo de 35 mil homicidios dolosos, de los cuales más del diez por ciento han sido contra mujeres, dos casos han originado un creciente malestar: el de una mujer, que fue desollada por su pareja sentimental, y el de una niña, cuyo cuerpo apareció mutilado, con signos de violencia sexual.

Ambos casos indignantes ocurrieron en plena Ciudad de México, capital del país y que ha estado gobernada por la izquierda desde hace casi 23 años, pero que no ha logrado cambiar las pautas de violencia hacia las mujeres.

Sin embargo, la violencia hacia las mujeres no es un fenómeno nuevo. A nivel internacional la ciudad colindante con la frontera con Estados Unidos, ciudad Juárez, apareció en los titulares de los medios de comunicación internacionales desde el año de 1993, debido al hallazgo de diversos cuerpos de mujer que eran hallados con signos de violencia extrema, donde la justicia mexicana quedó mucho a deber. Los casos fueron creciendo y se les denominó como las “muertas de Juárez”, y pese a que hubo varios detenidos por los hechos, éstos continuaron registrándose y han seguido hasta la fecha.

Cabe mencionar que la mayoría de mujeres halladas tenían un origen humilde y que por lo general eran empleadas de las compañías maquiladoras.

De los más de 3 mil 500 homicidios contra mujeres en 2019, poco más fueron considerados como feminicidio. En México, los feminicidios son catalogados cuando la mujer es asesinada por su condición de ser mujer, son expuestas en la vía pública y hay problemas de género, son cometidos por sus parejas sentimentales o por alguien en un grado de jerarquía, o simplemente porque hay algo que abona, y fertiliza, esas condiciones de machismo: la impunidad. Impunidad para la aplicación de justicia, que en la mayoría de los casos continúa impune, y es el parámetro de todos los hechos delictivos, y sin contar los que no se denuncian ante las autoridades.

Ingrid Escamilla

Su nombre era Ingrid Escamilla, una joven de 25 años de edad que padecía violencia por parte de su pareja Erick Francisco Robledo, de quien se dice tenía adicción al alcohol y otras drogas.

Ingrid Escamilla era originaria de la junta auxiliar de Necaxa Canaditas, en el municipio de Juan Galindo, en Puebla. Luego que su madre la abandonó, su padre se hizo cargo de ella y sus hermanas.

Cuatro meses después del fallecimiento de su padre, Ingrid le escribió un mensaje donde le agradecía por el amor que siempre les dio a ella y a sus hermanas, por mantenerlas unidas y hacerlas unas personas maravillosas.

“Que increíble aventura fue tenerte en mi vida, una persona que pudo repartir su amor en cinco personas, que entregó todo cuando no tenía nada, que regaló momentos felices, supo mantener a su familia unida, que nunca…”, escribió el 26 de junio del 2018.

En 2013, Ingrid fue reina de belleza de Nueva Necaxa Canaditas, donde creció con su padre y hermanas.

Ingrid Escamilla estudió Administración de Empresas Turísticas y luego de terminar su maestría en la misma especialidad en la Benemérita Universidad de Puebla (BUAP), se mudó a la colonia Vallejo en Ciudad de México.

Vecinos de la colonia Vallejo, en la alcaldía de Gustavo A. Madero, vivieron momentos de consternación cuando conocieron del feminicidio de Ingrid Escamilla. Ellos aseguraron que casi todos los días escuchaban golpes y gritos por peleas en el domicilio de la pareja.

Los testimonios de los vecinos de Ingrid Escamilla sacaron a la luz el grado de violencia que vivía la joven de 25 años junto a su victimario. Comerciantes de la calle Tamagno relataron que veían muy poco a la joven, pues casi no salía del departamento.

Además, los vecinos relataron que, hace un mes, Ingrid Escamilla presuntamente trató de lanzarse de la azotea, pero fue persuadida de hacerlo por agentes de la policía.

También revelaron que Érick Francisco tenía un año viviendo en el condominio, que amuebló para, después llevar a la víctima a vivir con él. Supuestamente tenía un acuerdo con el conserje para evitar que Ingrid recibiera visitas en su departamento cuando él salía a trabajar.

La madrugada del pasado 9 de febrero, tras discutir con la muchacha, Erick Francisco agarró un cuchillo y la mató. No contento con apuñalarla, la mutiló y descuartizó. Algunos de los restos fue arrojado al drenaje, según reveló a la policía.

Érick Francisco, resguardado originalmente por la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, podría recibir una pena máxima de 60 años de cárcel. Tras confesar el crimen, el victimario fue sometido a unos exámenes psicológicos para tratar de entenderse por qué actuó con tal sangre fría.

Pero más allá de ser un caso más, la sociedad resultó impactada al ser publicadas fotografía de cómo quedó en varios medios impresos, así como la publicación del primer interrogatorio del feminicida confeso.

La reacción fue de una multitudinaria protesta, donde exigían tomar medidas contra los feminicidas y contra los medios que parecen carecer de ética y empatía contra las víctimas.

Fátima

Fátima Cecilia Aldrighett Anton tan sólo tenía siete años de edad, fue reportada como desparecida el martes 11 de febrero cuando salió de la escuela ubicada en la colonia Santiago Tulyehualco, por la tarde, en la alcaldía Xochimilco.

El sábado fue hallada sin vida en calles de la alcaldía Tláhuac de la Ciudad de México. Su cuerpo fue abandonado en un camino de terracería, estaba envuelto en bolsas de plástico. Fue el tío de la menor, quien informó del crimen en su cuenta de Twitter: “Amigos, quiero darle las gracias por toda su ayuda… hoy la encontraron asesinada, desnuda y torturada”.

Un día después, vecinos y personas que conocían a la niña protestaron y miles de usuarios de redes sociales se sumaron al clamor de justicia, para pedir además un alto a la violencia, ya que hace una semana se registró el feminicidio de Igrid Escamilla.

“Es indignante, aberrante, doloroso que alguien sea capaz de herir a una niña; este crimen no va a quedar impune”, escribió la mañana de este lunes, Claudia Sheinbaum Pardo, Jefa de Gobierno capitalina, a través de su cuenta de Twitter.

El lunes, padres de familia de la escuela Primaria Enrique C. Rébsamen, donde las cámaras de seguridad registraron como una mujer se llevó a la niña, se manifestaron con pancartas pegadas en la entrada del recinto en las que se leían las siguientes consignas: “Ni una más. Ya basta”, “Exigimos justicia para Fátima”, entre otras más. Los padres exigieron en su protesta, medidas de seguridad en las inmediaciones del plantel.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, lamentó el feminicidio de Fátima. “Muy lamentable que esto suceda y desde luego estamos haciendo todo lo que nos corresponde para evitarlo. Yo creo que lo más eficaz es procurar entre todos y desde luego el Gobierno es el principal responsable de aplicar una política para tener una sociedad mejor”, dijo.

Advertisements

Edición Impresa

Trending News