04 Dec 2020

EL INFIERNO EN CARNE VIVA

January 10, 2020

Australia está pasando uno de sus peores períodos de incendios forestales, sustentados por temperaturas récord y meses de prolongadas y severas sequías.
La fauna en este territorio es emblemática a nivel mundial, Australia es un país con riquezas naturales muy preciadas. Los koalas y los canguros son animales endémicos y simbólicos de este hermoso lugar.
Oceanía experimenta su propio infierno, debido a los incendios que devoran los hábitats y consumen la abastecida diversidad de su flora y fauna con un fuego arrasador.
Las cifras hasta el momento son alarmantes y 24 personas han fallecido, hay decenas de desaparecidos, seis millones de hectáreas devastadas, 15 mil viviendas consumidas y 136 puntos de incendio que aún no se han podido controlar.
Según estudiosos y especialistas en la materia, 500 millones de animales perdieron la vida. Los koalas, representantes de su fauna mundial, se hallan en la línea roja de peligro de extinción; los últimos infernales días murieron 25 mil ejemplares.
Son casi seis millones de hectáreas calcinadas, dos veces la superficie de Bélgica, lo que ha llevado a países como Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda, Singapur o Francia a enviar bomberos, helicópteros y tropas.

Las causas del incendio en Australia

No cabe duda que el cambio climático nos afecta a todos a nivel mundial, el clima el continente oceánico, definitivamente está sufriendo una mutación. De acuerdo a los datos aportados por la Oficina del Servicio de Meteorología australiana, las temperaturas ya han aumentado en más de un grado Celsius desde 1910, y gran parte del aumento se produjo desde 1950.
• Australia está sumergida en una ola de calor con temperaturas jamás experimentadas desde hace tres meses. A inicios de diciembre y nadie creía que los incendios podían ser tan mortales, los australianos vivieron el día más caluroso de la historia: la temperatura promedio fue de 41,9 grados centígrados. Fastidioso incluso para una población acostumbrada al calor.
• Pero este calor extremo fue cortejado además por otro factor imprevisto: los fuertes vientos. Las ráfagas de hasta 96 kilómetros por hora, el pasado lunes han sido el ingrediente perfecto y fatal para el fuego. Esto condescendió que las llamas se expandieran rápidamente.
• Así mismo han experimentado la peor sequía en los últimos 120 años las lluvias han sido escasas desde el 2017. La falta de agua ha contribuido a la decadencia del sector agrícola.

Advertisements

Edición Impresa

Trending News