21 Jan 2021

La política migratoria de Trump genera más ganancias a traficantes de personas

December 17, 2020

México.- Después de que Estados Unidos comenzó a expulsar a casi todos los migrantes atrapados en la frontera mexicana en lugar de devolverlos a sus naciones de origen ha generado, de acuerdo a especialistas en migración, que se generen mayores ganancias para los grupos de tráfico de personas al ahorrarse parte de los recursos de su logística.

En días recientes, el refugio para migrantes de Martín Salgado en la ciudad mexicana San Luis Río Colorado, a metros de la frontera con Estados Unidos, se parece más a un hotel por horas. Sus huéspedes, muchos de ellos de Centroamérica, a menudo ni siquiera se molestan en pasar la noche en el establecimiento. Salgado dijo que nunca había visto a la gente circular tantas veces como lo ha hecho en los últimos meses.

Ahora, los traficantes de personas a menudo intentan que los migrantes crucen de nuevo la frontera el mismo día que son deportados, reveló el activista en una entrevista con José Luis González, de la agencia Reuters.

Anteriormente, los centroamericanos detenidos en la frontera eran procesados por el sistema migratorio de Estados Unidos y, a menudo, eran retenidos durante semanas, incluso meses, antes de ser deportados de regreso a sus países.

“Eso nunca pasaba antes”, dijo Salgado, quien dirige el refugio fundado por su madre en la década de 1990 cerca de los límites occidentales de Arizona. Algunos centroamericanos que llegan al albergue luego de ser deportados “comen, se bañan y de repente se desaparecen”.

La administración de Donald Trump anunció en marzo pasado que comenzaría a expulsar rápidamente a casi todos los migrantes atrapados en la frontera bajo una ley federal de salud pública conocida como Título 42, justificando la medida para evitar que el coronavirus se propagara a Estados Unidos.

Pero la orden parece tener efectos no deseados, pues ha llevado a un aumento de los intentos reiterados de cruzar la frontera, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza estadounidense (CBP, por sus siglas en inglés).

Además, está beneficiando a las redes ilegales que trasladan a ciudadanos de Centroamérica a Estados Unidos, según entrevistas con más de una docena de expertos en migración, directores de refugios, defensores de inmigrantes y traficantes de personas.

Eso es porque las autoridades del país de destino están depositando a los migrantes en la frontera, en lugar de devolverlos a casa, lo que permite a los traficantes eliminar algunos de los costos de los insistentes cruces fronterizos, dijeron tres traficantes que trabajan con redes transnacionales.

El precio que cobran a sus clientes, que puede ser de 7 mil dólares o doblar esa cifra, a menudo incluye dos o tres intentos de cruzar la frontera para compensar el riesgo de ser interceptados por agentes mexicanos o estadounidenses, según los tres contrabandistas, así como expertos en migración.

Advertisements

Edición Impresa

Trending News