18 Jan 2021

Las mujeres que a pico y pala han localizado los restos de 200 personas en México

October 14, 2020

Con sus propios recursos, apoyados por la comunidad que los apoya, el grupo formado por más de 200 personas que han perdido a sus seres queridos hace viajes maratónicos a zonas muy peligrosas del país con el único objetivo de encontrar sus restos.

El labor del colectivo Madres Buscadoras de Sonora comienza siempre a las 7:00am cuando todos los miembros se reúnen para partir juntos rumbo a alguna zona donde se hayan reportado posibles hallazgos de restos humanos que pudieran pertenecer a sus hijos, familiares o amigos que se encuentran desaparecidos.

Con recursos propios y siempre respaldados por la comunidad, el grupo se dispersa siempre a zonas problemáticas de este estado (en el noroeste de México) sin importar el peligro que corren y siempre impulsados por la esperanza de encontrar los huesos de ese ser querido para enterrarlos y así poder tener un poco de paz entre tanta angustia.

“Ese día que los perdí mi vida se fue con ellos. No me voy a rendir nunca, nunca me voy a rendir, y los voy a buscar hasta el fin de mi vida y con mi vida de ser necesario”, le dice Cecilia Flores Armenta, madre rastreadora en Sonora con dos hijos desaparecidos, al portal Animal Político que acompañó al colectivo en un día de búsqueda, una travesía que dura hasta 12 horas.

Flores es fundadora de este colectivo que está formado por 200 personas que buscan a 600 personas desaparecidas en los últimos diez años en Sonora, estado fronterizo con Arizona, Estados Unidos. Hasta el momento, gracias a su esfuerzo con pico y pala en mano han podido hallar las osamentas de hasta 200 personas, así como muchas fosas clandestinas en diferentes municipios de la entidad.

Nogales, la ciudad en la que realizaron la búsqueda que el portal documentó, es uno de los municipios donde más restos se han localizado al documentar casi 40 personas en el último medio año.

Durante la travesía, miembros de la Guardia Nacional tuvieron que acompañar al colectivo debido al alto grado de peligrosidad que conlleva asistir a esas zonas montañosas del estado. A pesar de este contexto, Flores precisa que todos los miembros del grupo viven “un infierno todos los días” y que lo único que los mantiene de pie es “la esperanza de volverlos a encontrar”.

Además, a pesar de que la jornada pudiera terminar con algún hallazgo, la esperanza de saber si alguno de los miembros encontró a su familiar depende de una labor tardada y minuciosa que puede durar meses en los servicios forenses estatales.

Durante esa jornada, casi al final de un día agotador bajo la caliente temperatura habitual en esa zona del país, el grupo pudo localizar restos de tres personas en dos fosas distintas cerca de una de las áreas más conflictivas en el Fraccionamiento La Mesa, un sitio donde se han descubierto las osamentas de 32 personas.

El agosto pasado, el subsecretario de Derechos Humanos y Población de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, y Karla Quintana, titular de la Comisión Nacional de Búsqueda, informaron que en México existen 3,024 fosas clandestinas.

Advertisements

Edición Impresa

Trending News