15 May 2021

Se despide Donald Trump diciendo que no llevó a EE.UU. a nuevas guerras

January 22, 2021

Washington.- El presidente saliente de EE.UU., Donald Trump, destacó el pasado martes que dejaba la Casa Blanca siendo “el primer presidente en décadas que no ha comenzado nuevas guerras”, en un mensaje de despedida antes de ser reemplazado por el demócrata Joe Biden, que tomará posesión el miércoles.

“Estoy especialmente orgulloso de ser el primer presidente en décadas que no ha comenzado nuevas guerras”, subrayó en un discurso grabado en video.

Trump anunció que rompería la tradición y no acudir a la ceremonia de investidura de su sucesor, y abandonaría Washington con destino a su mansión privada en Palm Beach (Florida) horas antes de que Biden llegara a la Casa Blanca.

En su discurso, en el que no mencionó a Biden por el nombre, se limitó a señalar que “rezará” por la nueva Administración y sacó pecho por los logros de sus cuatro años de mandato.

“Revitalizamos nuestras alianzas -recalcó- e impulsamos a las naciones del mundo a plantar cara a China como nunca antes” y como resultado “de la valiente diplomacia y un realismo basado en principios” se alcanzaron “históricos acuerdos de paz en el Oriente Medio”, dijo.

“Es el amanecer en el nuevo Oriente Miedo y estamos trayendo de vuelta a casa a nuestros soldados”, sostuvo en referencia a la reducción del número de efectivos estadounidenses desplegados en Afganistán, Siria e Irak, entre otros lugares.

Hicimos mucho más

Trump se mostró orgulloso de los logros alcanzados en estos cuatro años de mandato: “Hicimos lo que vinimos a hacer… y mucho más”.

El presidente saliente subrayó que su principal objetivo fue defender los intereses de Estados Unidos y sus ciudadanos.

El presidente mencionó en este punto el hecho de que esta semana llega un nuevo gobierno, al que le dedicó sus mejores deseos.

“Rezamos por su éxito en mantener a Estados Unidos seguro y próspero. Y también queremos que tengan suerte, una palabra muy importante”.

En cuanto a su trabajo en política nacional, el presidente saliente recordó que él no es un político y que llegó con la intención de reconstruir el país y colocarlo en una mejor posición económica y de poder.

“Nuestra agenda no era de derecha o izquierda, no se trataba de republicanos o demócratas, sino de lo que era bueno para la nación, y eso quiere decir la nación entera”, indicó.

“No busqué el camino fácil. De hecho era el más difícil. No busqué el camino que me granjearía menos críticas. Abordé las batallas más duras, las elecciones más difíciles porque para eso me eligieron”.

En cuanto a las relaciones exteriores, Trump definió su política como de “audaz diplomacia y realismo de principios”.

“Revitalizamos nuestras alianzas y unimos a las naciones del mundo para hacerle frente a China como nunca se había hecho. Como resultado de nuestra audaz diplomacia y realismo de principios, logramos una serie de acuerdos de paz históricos en Medio Oriente…

“Estoy especialmente orgulloso de ser el primer presidente en décadas que no ha empezado ninguna guerra nueva”.

El mandatario también tuvo palabras para referirse a los violentos sucesos del pasado 6 de enero, cuando grupos de seguidores irrumpieron en el Capitolio para detener la certificación de la

victoria electoral de Biden.

“La violencia política es un ataque contra todo lo que apreciamos como estadounidenses. No puede ser tolerada jamás”, dijo.

“Estados Unidos no es una tímida nación de almas domesticadas que necesitan ser defendidas y protegidas de aquellos con los que disienten. Somos, y siempre debemos ser, una tierra de esperanza, de luz y de gloria para todo el mundo”.

Trump dejó para el final el mensaje más esperanzador para su fiel base de partidarios.

“Ahora, mientras me preparo para cederle el poder a un nuevo gobierno el miércoles al mediodía, quiero que sepan que el movimiento que iniciamos recién está empezando”.
“Lo mejor está por llegar”, concluyó.

Melania

Previamente, la primera dama, Melania Trump también emitió un mensaje de despedida, donde hizo especial énfasis en que la violencia no es el camino para obtener las metas.

Su mensaje fue difundido en un vídeo de aproximadamente seis minutos de duración en el que llama a la reconciliación nacional y subraya que “la violencia nunca es la solución”, unas palabras significativas después del asalto al Capitolio por parte de seguidores de Donald Trump. “Sean apasionados en todo lo que hagan. Pero siempre recuerden que la violencia nunca es la solución, y nunca estará justificada”, subrayó.

En un mensaje de en el que apenas hace una referencia a su marido, Melania Trump ha apelado a la bondad del pueblo estadounidense, a quien ha pedido que se comporte como “una familia nacional” ante los próximos desafíos que encara el país. “Hay que centrarse en lo que nos une para elevarnos por encima de lo que nos divide. Elegir siempre el amor sobre el odio, la paz sobre la violencia y a los demás antes que a uno mismo”, ha expresado en un discurso en el que ha enfatizado “el honor” que ha supuesto para ella ostentar el cargo de primera dama.

“Juntos, como una familia nacional, podemos continuar siendo la luz de la esperanza para las generaciones futuras y continuar el legado de Estados Unidos de elevar a nuestra nación a mayores alturas, a través de nuestro espíritu de valentía, bondad y fe”, indicó.

La primera dama, quien ha calificado como “inolvidables” los cuatro años en la Casa Blanca, ha pedido a los estadounidenses que “sean apasionados en todo lo que hagan”, pero que no se amparen para ello en la violencia. “Recuerden siempre que la violencia nunca es la respuesta y nunca estará justificada”, ha recalcado.

En sus últimas palabras como primera dama, también ha querido homenajear a los trabajadores sanitarios que combaten la pandemia del coronavirus, así como a los fallecidos a causa de la enfermedad, mientras que ha agradecido las muestras de solidaridad del pueblo estadounidense durante la crisis sanitaria.

“Lloramos por las familias que han perdido a un ser querido debido a la pandemia. Cada vida es preciosa, y les pido a todos los estadounidenses que tengan precaución y sentido común para proteger a los vulnerables, ya que ahora se están administrando millones de vacunas”, a manera de petición de sensibilidad.

Es así que se despidió Melania, la cual estuvo rodeada de rumores sobre su relación con su esposo el presidente, pero que siempre demostró estar a la altura de las circunstancias que le exigía el cargo que representaba.

Advertisements

Edición Impresa

Trending News