15 Jan 2021

El fin de la era Trump

December 17, 2020

La ríspida elección tal parece que poco a poco va llegando a su fin con los últimos resultados. Ahora falta ver que tantas diferencias políticas puedan ser superadas en este país.

Aunque el presidente Donald Trump apelaba al desgaste con lo que más allá de ganar estaría “dinamitando” las instituciones.

Poco a poco el panorama se ha ido aclarando, pero aún así el recuento de los daños perdurará en el tiempo.

Lo primero es la falta de las maniobras de transición requeridas para la entrega del gobierno el 20 de enero.

Poco a poco el presidente se va quedando solo y no hay peor señal que desde el mismo gabinete las muestras de inconformidad con su postura se han ido acentuando.

Nicolás Maquiavelo decía que para el ejercicio del poder el Principe se tenía que rodear de personas que tuvieran conocimiento y su lealtad no fuera sólo por elogios. Ahora Trump se estaría quedando con elogios, pero en el fondo busca una salida digna.

Y no es para menos, Trump entra a la lista de presidentes que no logran reelegirse, estará en el quinto puesto, ya que desde principios del siglo pasado a la fecha otros cuatro presidentes no lograron repetir un periodo extra en la presidencia. La lista la encabeza     el republicano Herbert Hoover, quien en 1932 perdió frente al demócrata Franklin D. Roosevelt. El segundo es Gerald Ford, que en 1976 perdió repetir al haber asumido la presidencia tras la renuncia de Nixon por el escándalo de espionaje denominado “Watergate”, su contrincante Jimmy Carter le ganó. El tercero en caer de la gracia de la reelección fue precisamente el demócrata Jimmy Carter, quien en 1980 perdió ante Ronald Reagan. Y el cuarto fue el republicano George H. W. Bush quien perdió en 1992 ante Bill Clinton. Así que Trump es el quinto presidente que se queda en el camino.

Pero aún faltan dos largos meses, donde continuaremos sorprendiéndonos con sus virajes en materia de política económica vía Twitter.

Poco a poco se va quedando solo también. De hecho, para muchos fue sorpresivo que una de las figuras representantivas de los republicanos, el expresidente George W. Bush no sólo reconociera el triunfo de Biden sino que incluso lo felicitó por obtenerlo, pero matizó: “Aunque tenemos diferencias políticas, sé que Joe Biden es un buen hombre que se ha ganado la oportunidad de unir y liderar nuestro país”.

Hay que recordar que precisamente Bush jugó una elección cuestionada en el año 2000, que llegó a los tribunales para recontar los votos de Florida, estado que fue fundamental para su triunfo y que al final las autoridades electorales le dieron la razón, y cuatro años después también logró la reelección.

Esa misma estrategia, pero con diferente contexto, fue a la que apelaba Trump de recurrir para cuestionar los resultados.

Algunos trabajos periodísticos han podido, como en la BBC, han podido documentar como se quedaría sin sustento el argumento de los seguidores del presidente Trump de que el fraude electoral se dio en sitios donde hasta “los muertos votaron”, pero eso se debe a que el país, con más de 300 millones de habitantes, pues tiene nombres que se repiten (homónimos) en los listados electorales.

La soledad del presidente es muy común, como dice el adagio político: “Viva el rey, muera el rey”, en alusión al poder que se pasa, dejando en una especie de orfandad al que se va.

Otro de los ejemplos es la cadena televisiva Fox que decidió interrumpir una transmisión donde el presidente precisamente le atizaba a su discurso que había sufrido de fraude electoral.

Acostumbrado a la riqueza y de la forma en que la consigue, Donald Trump continuará en sus andanza, incluso se habla que tendrá su propio canal de televisión.

No obstante, no hay que dejar de lado los millones de votos que obtuvo. Tan sólo en Texas le favoreció el voto claramente.

Aún así deja un legado donde creció el racismo y el descontento social, falta ver que Joe Biden cumpla sus promesas o correrá el riesgo de ser el dinamitero en cuatro años.

Advertisements

Edición Impresa

Trending News