17 Apr 2021

EL ASESINATO DE FLOYD POR VIOLENCIA POLICIAL REFLEJÓ TAMBIÉN CASOS IGUALES EN LATINOAMÉRICA

June 11, 2020

Por Miguel Mejía H.

Latinoamérica.– La violencia policial de la que fue víctima George Floyd en Minneapolis, y que originó un movimiento de protesta, ayudó a que se visibilizaran conductas similares al sur de la frontera de Estados Unidos, desde México hasta Chile y Argentina, ya que en muchos países de Latinoamérica suele aplicarse la violencia policial contra personas de origen afro, pero también contra los indígenas, mestizos y pobres.

La académica mexicana Olivia Gall, del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señala que es una región donde la mayoría de la población se define como mestiza, sin embargo, la situación es más compleja, ya que la discriminación no es solo por el color de la piel, sino también por el origen étnico o la clase social.

“El tema en América Latina no solo es solo la discriminación a las poblaciones afrodescendientes, también a los pueblos indígenas e incluso con personas mestizas. Es una construcción más compleja y no solo de dos polos como en EE.UU.”, explica la académica entrevistada por El País, al señalar que, por ejemplo, en México se puede ver a mestizos discriminando a indígenas con piel más clara que ellos por su etnia o posición social.

En Colombia

Al parecer por estar tarde fuera de su casa, el pasado 19 de mayo policías Anderson Arboleda estaba tocando la ventana cuando llegaron dos patrulleros en una motocicleta y le dijeron que se metiera a su domicilio, “pero él respondió que estaba esperando a que le abrieran, ellos le gritaban ‘entráte’, pero cómo iba a entrar si la puerta estaba cerrada; mi hermana ya le iba a abrir, pero ellos no esperaron y lo empezaron a agredir, le dieron tres bolillazos (golpes) y le echaron gas lacrimógeno”, narró su mamá Claudia Arboleda.

Magaly Arboleda, tía de la víctima alcanzó a salir y evitar que el policía siguiera golpeando a su sobrino, pero los gases alcanzaron afectar al resto de familiares que se encontraban en ese momento en la casa.

El joven vivía en el municipio caucano de Puerto Tejada, donde se dedicaba a vender tenis por encargo. También estaba prestando el servicio militar desde hacía más de año y medio y “aspiraba a terminar el bachillerato para poder ayudar a su mamá”, contó ala tía al diario local El Tiempo.

Le gustaba pasar tiempo con sus amigos y, cuando no estaba con ellos, se la pasaba pegado al celular escribiéndoles, recordó su tía.

Fue después de la agresión policial que “Anderson empezó a sentirse mal: tenia mareo, dolor de cabeza y vomito. Le dimos medicamentos a ver si mejoraba”.

Al ver el mal estado de su sobrino, Magalí se fue hasta la estación de Policía y reclamó por lo sucedido. No obstante, “no recibí ninguna respuesta”.

Al día siguiente, el 20, el joven tuvo convulsiones. Sin dejarse ganar más tiempo la familia decidió llevarlo al Hospital del Norte, en Popayán, desde el que lo remitieron al Hospital Universitario Fundación Valle del Lili, en Cali.

En ese centro médico ingresó en estado de coma y con muerte cerebral, y murió el 21 de mayo.

El cuerpo fue trasladado a Puerto Tejada el 22, para la velación y el entierro, que se llevaron a cabo el día 23.

Fue hasta el 02 de junio que la familia denunció el deceso del joven a la espera de que se investigue y se identifiquen a los culpables.

Previamente se hicieron algunas manifestaciones en su localidad, y por la violencia ejercida en su contra fue que se comparó el hecho al de George Floyd en Minneapolis.

Brasil

“La situación en Brasil es mucho peor que en Estados Unidos”, dijo a BBC Mundo Rafael Alcadipani, profesor de la Fundación Getulio Vargas y miembro del Foro Brasileño de Seguridad Pública, FBSP.

“Si uno sigue más o menos de cerca las noticias de Brasil encontraría noticias probablemente mucho peores que las que estamos leyendo sobre EE.UU.”, precisó Alejandro de la Fuente, director del Instituto de Investigaciones Afrolatinoamericanas de la Universidad de Harvard (EE.UU.).

Casi 8 de cada 10 de las víctimas fatales de la Policía brasileña son afrodescendientes, según un análisis del Foro Brasileño de Seguridad Pública.

“Aunque representan el 55 % de la población brasileña, los negros son el 75,4 % de los muertos a manos de la Policía”, información que se refleja en la edición de 2019 del Anuario Brasileño de Seguridad Pública.

“La Policía en Brasil es mucho más letal. En EE. UU. la Policía es responsable de unas 1 mil muertes por año y en Brasil de más de 6 mil”, detalló Antonio Almeida, del Observatorio de la Criminalización de la Pobreza y los Movimientos Sociales de la Universidad de Sao Paulo.

El Washington Post realizó un conteo en 2018 y determinó que de las 998 personas asesinadas por la policía, 229 de ellas eran negras.

Mientras que en Brasil, el FBSP contabilizó que 6 mil 220 personas fueron asesinadas por uniformados en 2019, de las cuales 4 mil 991 eran afrodescendientes.

Especialistas aseguran que factores como la pobreza y la violencia extrema ejercida por los cuerpos de seguridad del Estado, provocarían el aumento en los decesos de las personas negras tanto en Brasil como en cualquier otro país de Sudamérica.

Cineasta organiza marcha en México

En México también tienen su propio George Floyd. El caso de brutalidad policial de un joven fallecido tras ser arrestado violentamente por policías municipales en el estado de Jalisco por no llevar mascarilla, de uso obligatorio por la pandemia por el Covid-19, originó que en días recientes una creciente indignación en todo el país. Las imágenes de la detención donde se ve cómo los agentes golpean a Giovanni López, un albañil de 30 años, mientras las personas que la acompañaban piden que por favor le liberen han sacudido tanto las redes como la calle, donde ha habido protestas.

El pasado 4 de mayo al no llevar mascarilla mientras transitaba por la calle. Frente a algunos de los familiares del joven, una decena de policías del municipio de Ixtlahuacán de los Membrillos – a unos 40 kilómetros de Guadalajara, capital de Jalisco- lo esposaron de manera agresiva y se lo llevaron a la comisaría.

La familia aseguró que tras la detención no supieron nada de Giovanni hasta el 5 de mayo, cuando en la comisaría les avisaron que fue trasladado grave al Hospital Civil de Guadalajara, donde murió ese mismo día. Señalaron que cuando el Servicio Médico Forense les entregó el cuerpo constataron que López había recibido múltiples golpes y un tiro con arma de fuego en la pierna izquierda.

El cineasta Guillermo del Toro, originario de Jalisco, mostró su indignación ante la muerte de López en sus redes sociales. “A más de un mes, no hay respuestas, no hay arrestos. No es abuso de autoridad. Es asesinato. El sinsentido- la locura absoluta- es que ocurra un asesinato a nombre de un asunto de salud pública”, expresó el oscarizado cineasta, quien a la par convocó a una manifestación para denunciar el hecho.

Dicha protesta terminó en al menos 20 detenidos y dos coches patrulla incendiados durante los enfrentamientos entre manifestantes y policía.

Advertisements

Edición Impresa

Trending News