21 Jan 2021

EL COVID-19 LLEGA HASTA LAS PUERTAS DE LA CASA BLANCA

May 15, 2020

Washington.- El Coronavirus (Covid-19) se ha acercado mucho a las entrañas de la Casa Blanca, de hecho ahora se determinó que una cercana colaboradora del vicepresidente Mike Pence resultó positiva.

Se trata de la portavoz Pence, Katie Miller quien dio positivo por el nuevo coronavirus, situación que se hizo pública el pasado viernes 08 de mayo en los medios y fuentes oficiales, el cual sería el segundo caso registrado esta semana en la Casa Blanca mientras Donald Trump continúa asistiendo a eventos oficiales sin usar un cubrebocas o equipo especializado de protección.

“Estoy bien y no puedo esperar para volver a trabajar para el pueblo estadounidense”, publicó en Twitter Miller el sábado por la noche.

Sin mencionar su nombre, un alto funcionario estadounidense había dicho a los periodistas que un empleado del equipo del vicepresidente había dado positivo por Covid-19.

Más tarde ese día, en una conferencia con funcionarios electos republicanos, Donald Trump hizo referencia a una “Katie”, alegando que estaba trabajando “en relaciones con la prensa”.

Estos detalles confirmaron los informes de varios medios estadounidenses de que era Katie Miller, quien estuvo presente el día anterior en una ceremonia a la que asistieron Donald Trump y la Primera Dama Melania, así como la esposa de Mike Pence.

Seis personas que pudieron haber estado en contacto con Katie y tenían programado viajar con el vicepresidente el viernes en la Fuerza Aérea Dos tuvieron que abandonar el avión antes de despegar de la base militar de Andrews en los suburbios de Washington.

Este es el segundo caso de contaminación por coronavirus en la Casa Blanca esta semana después de un miembro de la Marina al servicio de Donald Trump.

Medidas suficientes

Estas contaminaciones se producen cuando el Presidente aboga por una reapertura rápida de la economía estadounidense, devastada por la implementación de medidas masivas de contención y distanciamiento social.

Donald Trump y Mike Pence, quienes son examinados diariamente, dijeron que dieron negativo para el virus.

La portavoz ejecutiva estadounidense Kayleigh McEnany dijo que no había riesgo de una epidemia en la Casa Blanca.

“Puedo decirles que estamos tomando todas las medidas necesarias para proteger al presidente”, dijo.

Sin embargo, Donald Trump ha sido criticado por negarse a usar una máscara en público, a pesar de las recomendaciones de sus propios expertos en salud. Muy pocas personas alrededor del presidente han sido vistas usando máscaras o cubrebocas.

Por ejemplo: En una ceremonia para conmemorar el 75 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial el viernes, el multimillonario republicano se reunió con ocho veteranos estadounidenses de entre 96 y 100 años.

Ni el presidente de 73 años, él mismo en la categoría de personas en riesgo por el virus, ni ninguno de los veteranos usaban máscaras, mientras que todos estaban parados unos pocos metros el uno del otro.

“Estaba muy lejos” de los veteranos, dijo Donald Trump a los periodistas.
Y el viento soplaba tan fuerte que me sorprendería mucho si esta plaga pudiera haberlos alcanzado.

El ex magnate inmobiliario visitó un negocio de fabricación de respiradores de Arizona a principios de esta semana. No llevaba una máscara, incluso durante su discurso en una habitación llena de empleados que todos los tenían, aplicando las pautas de seguridad de la compañía.

El encuentro con Bolsonaro

El entorno del presidente Trump ha estado en riesgo de algún contagio, no solamente en la Casa Blanca, sino incluso por sus acciones diplomáticas, como en el pasado mes de marzo, donde se reunión con el presidente Jair Bolsonaro de Brasil, donde uno de los funcionarios brasileños, días más tarde del encuentro resultara positivo de Covid-19.

Se trataba del secretario de Comunicación, Fábio Wajngarten, quien acompañó a Bolsonaro en un viaje a Miami entre el sábado 07 y el martes 10 de marzo, durante el cual ambos mandatarios se reunieron.

El cuerpo médico de la Presidencia “adoptó y está adoptando todas las medidas preventivas necesarias para preservar la salud del presidente y de toda la comitiva que lo acompañó en un reciente viaje oficial a Estados Unidos”, indicó el gobierno brasileño en un comunicado, al confirmar que Wajngarten era portador del nuevo coronavirus Covid-19.

La nota confirmó una información del diario Folha de S. Paulo sobre el contagio de Wajngarten, pero no indicó si Bolsonaro fue sometido a la prueba de coronavirus, como sostuvieron algunos medios.

En el comunicado, se indica también que “ya comunicó a las autoridades del gobierno norteamericano lo ocurrido para que también adopten las medidas cautelares necesarias”.
Trump, por su parte, descartó estar preocupado y minimizó su contacto con “el asistente de prensa”, aparentemente en referencia a Wajngarten.

“Escuché algo sobre eso. Tuvimos una cena juntos en Florida, en Mar-a-Lago, con toda la delegación. No sé si el asistente de prensa estaba ahí. Si él estaba ahí, él estaba ahí. Pero no hicimos nada inusual”, dijo Trump este jueves. “Déjenme decirlo de este modo, no estoy preocupado”, añadió.

Wajngarten cumple “todas las recomendaciones médicas, en cuarentena domiciliaria, y solo regresará a su trabajo cuando no haya riesgo de transmisión de la enfermedad”, señaló la nota de Presidencia.

Ahora el regreso

En la actualidad, las medidas para ir retomando las actividades económicas y productivas deberán analizarse, donde todavía los riesgos de contagio estarán latentes, por lo que se deberán seguir algunos protocolos, no sólo en la Casa Blanca sino en los sitios en que paulatinamente se retomen las actividades.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, informó que se reiniciarán en breve las actividades, a excepción de Manhattan, donde se contempla el inicio parcial de la construcción, la industrias y el comercio minorista con entregas de las compras fuera de locales en tres de las 10 regiones de este estado de 19 millones de habitantes.

Por su parte, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio destacó que los comercios no esenciales no podrán abrir por lo menos hasta juni, sin dar una fecha precisa.

“Siempre nos guiaremos por los datos. Son bastante buenos y consistentes. Pero aún no están donde precisamos (…) Eso nos lleva a junio”, dijo el alcalde en conferencia de prensa.

“Al acercarnos a comienzos de junio, podremos decir si las cosas realmente se encaminan y cuáles son las áreas en las que podremos comenzar a tener alguna flexibilidad”, añadió.

No obstante, el principal consejero médico del gobierno de Donald Trump advirtió el martes pasado que se declaraba contra un desconfinamiento precoz.

Anthony Fauci, un reputado epidemiólogo que asesora a la Casa Blanca, advirtió en una audiencia ante el Senado sobre las “serias consecuencias” de una reactivación demasiado apresurada de la economía en algunas partes del país.

“Esto paradójicamente, nos haría retroceder, sumando más sufrimiento y muertes que son evitables”, aseguró el médico en un momento en que el país registra el mayor número de muertes por el virus con más de 80 mil casos fatales.

Advertisements

Edición Impresa

Trending News