18 Jan 2021

GUAYAQUIL ES AZOTADA POR EL COVID-19, VIDEOS COMPARTIDOS EN REDES EXHIBEN LA TRAGEDIA

April 8, 2020

Por Miguel Mejía H.

Ecuador.– El impacto del denominado Coronavirus (Covid-19) llegó a su punto más álgido la semana pasada en la ciudad de Guayaquil, en la provincia de Guayas, ya que circularon videos de cómo fallecía gente en las calles, dos de los cuales fueron incinerados en plena vía pública, y las denuncias recurrentes de familiares de víctimas que fallecieron en los domicilios y las autoridades tardaron mucho tiempo en recogerlos.

Esa era la cara más dura de la pandemia de cómo golpearía en esta zona del país, lo cual se debe a que hay una migración considerable a España e Italia, y que en días pasados regresaban a pasar un periodo vacacional en tierras ecuatorianas, lo que aceleró los contagios.

El ministro de Salud Pública, Juan Carlos Zevallos, dijo confiar en que en los próximos días se “aplanará” la curva de casos de coronavirus en Guayaquil, aunque advirtió de que todavía habrá “días duros” para esa ciudad, la más azotada por el COVID-19 en el país.

“En Guayaquil estamos, prácticamente, llegando al fin de este ascenso exponencial” que se ha registrado en la ciudad desde el pasado 29 de febrero, cuando se detectó el primer caso en esta urbe y en el país, señaló Zevallos en una entrevista con la agencia de noticias Efe.

Sin embargo, “van a haber días duros”, porque la pandemia seguirá cobrando “la factura” del contagio, añadió este experto epidemiólogo que se hizo cargo de la cartera de Salud el pasado 21 de marzo, tras la renuncia de Catalina Andramuño.

Zevallos envió a los ecuatorianos un mensaje de “optimismo y esperanza” y, aunque dijo que no hay que bajar la guardia ante un virus “letal”, señaló que a este enemigo se lo combate “en casa”.

Por lo tanto, insistió en recomendar que se siguiera la contingencia. “Quédese en la casa, es lo mejor que puede hacer”, pidió a los ciudadanos el ministro, quien aceptó que la aparición de “un virus completamente desconocido” tomó desprevenido al país y al mundo.

Desprevenidos y desinformados

Al dar los videos la vuelta al mundo se extendió el terror de la situación. Uno de los videos era de la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, donde denunció las paupérrimas condiciones de la ciudad, señalando que los familiares de infectados buscan desesperadamente por la ciudad en busca de recibir ayuda en hospitales públicos.

“No retiran a los muertos de las casas, los dejan en las veredas, caen frente a hospitales, nadie los quiere ir a recoger. ¿Qué pasa con nuestros enfermos? Las familias deambulan para que los atienda o reciba un hospital público (…) las clínicas particulares están saturadas, pero aquí la solución no es dejar que se muera afuera de las clínicas”.

Viteri anunció que el Centro de Convenciones de la ciudad se pondría a disposición del Ministerio de Salud para albergar a pacientes infectados por el coronavirus.

En un inicio, se denunció la falta de reacción del presidente Lenin Moreno, pero poco a poco la reacción se ha ido dando, aunque se prevé que aún no llega a su límite la curva estadística de casos.

Las imágenes de cuerpos incinerados en las calles a manos de sus familiares desesperados o los videos de ciudadanos pidiendo a gritos que entierren a sus seres queridos llevó a que el 28 de marzo el vicepresidente del país, Otto Sonnenholzner, considerara hacer entierros colectivos en fosas comunes. Incluso dijo que ya había hablado con la alcaldesa de Guayaquil para encontrar un cementerio donde pudieran hacer esos sepelios.

Pero ante la ola de indignación que generó la propuesta, tan solo dos días después el mandatario ecuatoriano Lenin Moreno dio la orden de hacer entierros individuales. En consecuencia, la Fuerza de Tarea Conjunta está terminando un cementerio para poder albergar a partir de la próxima semana el exceso de muertos que hay en Guayaquil.

Mientras un nuevo cementerio y todas las cajas metálicas gigantes para albergar cuerpos se hacen realidad, el drama de los cadáveres sin enterrar continúa y uno de los problemas más difíciles de resolver es que no se sabe cuántos muertos siguen en las calles y casas de Guayaquil, ni cuántos de ellos fallecieron a causa del Covid-19.

“Hay un principio epidemiológico: enfermedad que no la buscas, enfermedad que no encuentras. Si tienen pruebas limitadas, no van a encontrar las cifras de contagiados ni hacer el cerco que se necesita. Además, el Gobierno solo hace lecturas de los positivos que salen en laboratorio, pero no de los casos con todos los síntomas clínicos ni de los muertos”, indicó Francisco Andino, exministro de Salud Pública de Ecuador y epidemiólogo presente en varias de las mesas técnicas de profesionales sanitarios que buscan soluciones..

Como lo explica, hay un alto subregistro en Guayaquil y en el país entero porque no hay pruebas suficientes. El Gobierno Nacional sostiene que hasta la fecha ha realizado casi 10 mil exámenes en todo el país, que tiene una población de 16 millones de habitantes. Por eso, el mismo presidente dice que la estadística de 3 mil 163 positivos por coronavirus al 2 de abril “no significa que sean los únicos contagiados”. Ante la ausencia de cifras exactas, los funcionarios nacionales en Guayaquil tampoco hablan de muertos por coronavirus.

Los difuntos de Guayaquil

La pandemia del coronavirus trastocó los ritos más íntimos de un ser humano: despedir a sus seres queridos. Los servicios exequiales han colapsado en Guayaquil. Solo 20 de las 120 funerarias están abiertas. El miedo al contagio ha hecho que algunas funerarias cancelen sus servicios, a lo que se suma la falta de féretros, debido a que los artesanos no pueden llegar a sus trabajos por las restricciones ante el estado de excepción y el toque de queda. Por si fuera poco, conseguir un certificado de defunción se ha vuelto un tormento adicional para los deudos. Las autoridades han forzado a las funerarias, por lo que ayer ya se habrían recogido 78 fallecidos de casas, y enterrado a 100, según narró la periodista Thalía Flores.

El desbordamiento de la situación en la provincia del Guayas llevó a poner en marcha una Fuerza de Tarea Conjunta, y coordinar la recolección general de cadáveres. Se pretende así facilitar los trámites y evitar que personas salgan a las calles, haciendo entrega de los documentos en el hogar en caso de las familias quieran enterrar por su cuenta propia a los suyos.

Últimas cifras

En uno de los últimos informes dados por las autoridades ecuatorianas, en el país se habían registrado 3 mil 747 personas contagiadas, de las que 2 mil 534, un 67 por ciento, se encuentran en la provincia de Guayas.

De los cuales se registraron 191 fallecidos en el país, y ocurrieron en Guayas, lo que supone un 68 por ciento del total de decesos, según las cifras oficiales.

Advertisements

Edición Impresa

Trending News