13 Apr 2021

La autodestrucción de los seres humanos

January 13, 2020

Por Fanny Roca

El planeta Tierra está falleciendo lentamente, durante varios periodos de coexistencia, el clima terrestre ha pasado por numerosas alteraciones naturales, como ciclos de calentamiento global y enfriamiento.

Entre las principales actividades mortales que los seres humanos realizamos, aceleramos el calentamiento global y consiguientemente los cambios climáticos. La quema de combustibles fósiles (derivados del petróleo, carbón mineral y gas natural) para generación de energía, actividades industriales y transportes, modificación del uso del suelo, agricultura, ganadería; descarte de residuos sólidos (basura), represamiento de ríos y deforestación. Son solo algunas de las actividades más autodestructivas.

Basados en estas actividades, tenemos como consecuencias, los cambios de temperaturas extremas, no solamente altas sino también muy bajas. Es por eso que ahora los inviernos son más rigurosos en el hemisferio Norte y los veranos en el hemisferio Sur resultan calcinantes. Los desastres naturales se presentan con más frecuencia, devastadores huracanes, severas inundaciones, tsunamis, implacables que no dejan nada en su paso.

Los incendios forestales sin precedentes que han arrasado el lado este de Australia han reanimado y colocan de nuevo en la palestra pública los problemas del cambio climático, nuevamente podemos asegurar que será tema que engalanara, en todas las agendas políticas de los líderes a nivel mundial.

Son muchas las organizaciones ambientalistas y los estudiosos en la materia que señalan coherentemente la relación de la crisis climática y los fuegos en medio de unas temperaturas y una sequía extremas, nunca antes experimentadas a nivel mundial.

El escenario es abrumador los cielos cubiertos de humo, el espíritu de muerte que se apodero de los verdes valles, ante la mortandad de las diversas especies de fauna y las miles de personas damnificadas, parecen escenas sacadas de una película basada en el Armagedón.

Los pavorosos incendios forestales en Australia han consumidos más de 5 millones de hectáreas y han cavado con las vida de 500 millones de animales y cobrado la vida de más de 25 personas el paisaje es desolador y árido.

Las tristes historias de la Amazonia y California son acompañadas por las nuevas galerías del infiero que consumen Australia. Estos incendios son otro recordatorio de alerta para que los seres humanos tratemos de entender que esa situación de extrema gravedad no solamente le compete a los políticos, apoderados y funcionaros públicos, es un mensaje para recordar que debemos de emprender a buscar soluciones que sean positivas y se cumplan para tratar de tomar acciones verdaderas para enfrentar los abates que hemos generados ante el clima.

El cambio climático afecta a todas los países del mundo. Los casquetes polares se están derritiendo y el nivel del mar está subiendo. En algunas regiones, los fenómenos meteorológicos extremos y las inundaciones son cada vez más frecuentes, y en otras se registran olas de calor y sequías.

Los últimos incendios que devastan el este de Australia han dejando dolorosas imágenes y como resultado de las llamas están afectando a numerosas colonias de animales como los koalas, conocidos por su fragilidad y aspecto tierno, que habitan en los bosques.

El mundo se desplaza infatigablemente hacia una catástrofe climática. Para varios de nosotros, el cambio climático está perturbando nuestra economía, salud y comunidades de formas diversas. Los científicos indican que si no emplazamos el freno substancialmente al cambio climático ahora, los resultados eventualmente sean siniestros.

El cambio climático es el primordial inconveniente ambiental global al que se enfrenta la humanidad. Un problema del que se debe tomar conciencia cuanto antes dado que sus consecuencias sobre los océanos y la criosfera (las zonas congeladas de la Tierra) son irreversibles.

Advertisements

Edición Impresa

Trending News