Noticias Locales

Más allá del orgullo

Más allá del orgullo

Por Domingo Banda/La Prensa de Houtson

Houston.- Al escribir una historia sobre el mes Orgullo LGBTQ+, quizás el pensamiento, nos puede llevar inmediatamente al colorido de la bandera que representa a esta comunidad, a la algarabía de las celebraciones y desfiles a los que asisten multitudes.

Sin embargo, al analizar el significado de este mes y ver de cerca muchas necesidades de esta comunidad, es necesario hablar de los retos que enfrentan todo el año, no solo los treinta días que dura el mes de junio.

“‘El mes de Pride’ (Orgullo) nos visibiliza de una manera, pero a veces hace que se nos olvide el verdadero mensaje de la celebración. Esta es la celebración de los derechos humanos y la lucha por mejores oportunidades para la comunidad”, expresó Kenia Gallardo, una joven trans que se destaca en el activismo, en la Ciudad de Houston.

La comunidad LGBTQ+ en Houston busca seguridad e igualdad dentro de la sociedad en la que día a día colaboran. Foto por Domingo Banda

Si nos regresamos en el tiempo, sabremos por que en el mes de junio se hace este reconocimiento a la comunidad, fue por el levantamiento de Stonewall en Nueva York en 1969.

Esto históricamente, marcó el inicio de la lucha que hasta hoy día sigue y que enfrentan millones de personas alrededor del mundo. En Estados Unidos, muchas cosas han cambiado en estos 52 años, gracias a los avances en el trabajo de muchos activistas y partidarios de esta causa.

Al mismo tiempo, muchos de los problemas sociales siguen siendo los mismos que han venido aquejando a esta comunidad durante décadas.

“Necesitamos ayuda para la educación, mejores trabajos y apoyo en la cuestión de salud”, afirmó Gallardo.

Más de acuerdo con esta opinión no podría estar  Bamby Salcedo, directora de la Coalición Nacional TransLatina, con sede en Los Ángeles, California.

“Mucha gente piensa, que, porque salimos en la televisión o en revistas, que nuestras condiciones han cambiado. Eso es un mito, porque las mismas experiencias que pasé cuando era joven, son las mismas experiencias que la comunidad joven aun sigue experimentando”, compartió Salcedo.

Rechazo

Según la organización American Progress con sede en Washington D.C., 1 de cada 3 personas de la comunidad LGBTQ+ sufren de discriminación constante en espacios públicos, escuelas o lugares de trabajo.

“Es importante que podamos reconocer que nuestra comunidad ha sido siempre atacada, ahora con los me- dios sociales tenemos la posibilidad de traer visibilidad no solo a la comunidad, pero también a las atrocidades que seguimos experimentando”, asevera Salcedo.

La activista Kenia Gallardo junto a Josephine Jones, representante del Departamento de Policía de Houston ante la comunidad LGBTQ+. Foto cortesía de Kenia Gallardo.

Todo eso lo ha vivido en carne propia, Kenia, quien como mujer trans, ha tenido que navegar contra corriente para seguir adelante y no darse por vencida ante tales situaciones.

“Como minoría siempre vamos a ser el ‘target’, siempre somos las y los diferentes. Cuando una persona te ve, te puede mostrar su odio, la religión a veces influye. También la sociedad y la cultura, cuando te ven diferente esto puede generar que te insulten o hasta la violencia”.

American Progress, también argumenta que 3 de cada 10 personas en la comunidad LGBTQ+, tienen dificultades para acceder a servicios de salud. También afirman que el 15% de la comunidad prefiere evadir la búsqueda de trata- miento médico, para evitar la discriminación.

Peligros

Según un reporte del FBI, en el 2019 diversas agencias de la ley en el país reportaron 7,314 incidentes de crímenes de odio, de los cuales el 16.8% fueron relacionados con la orientación sexual y el 2.8% por identidad de género.

Al hablar de los peligros que enfrenta la comunidad, no podemos dejar de recordar el asesinato de Iris Santos, una joven trans de 22 de años.

Santos, murió baleada en las afueras de un restaurante de comida rápida el 23 de abril. Su familia y activistas buscan que se califique este incidente como un crimen de odio.

La comunidad se unió para pedir justicia por el asesinato de Iris Santos y han pedido a las autoridades que se clasifique como un crimen de odio. Foto por Domingo Banda

“No podemos creer todo lo que pasó con Iris, es muy difícil. El dolor nunca se va a terminar”, compartió María Carreón, madre de la joven.

Aun con la tristeza de haber perdido a su hija, María, no se ha quedado de brazos cruzados y a presionado a las autoridades para que den seguimiento al caso.

A su vez, también invita a la comunidad a unirse a las autoridades y trabajar en conjunto para seguir luchando por la seguridad de la comunidad.

“Las autoridades tienen un rol importante en la vida de estas personas, pero más que nada, nosotros como comunidad debemos de apoyarlas en vez de señalarlas”, expresó.

“Si queremos qué la policía [haga su] trabajo, también debemos unirnos como comunidad para obtener la ayuda que estamos buscando”, continuó.

Ante esto, la represente del Departamento de Policía de Houston ante la comunidad LGBTQ+, la oficial, Josephine Jones se pronuncia ante los crímenes de odio.

“¿Cuantas veces vamos a tener que mandar el mismo mensaje? Por favor, tenemos que unirnos, levantarnos juntos”, dijo.

Su papel es muy importante al ser la conexión entre la gente y la policía, para que tengan confianza y este tipo de abusos no queden impunes y sean denunciados.

“Soy la representante de la comunidad LGBT ante el Departamento de Policía [de Houston], esto me afecta a mí también a nivel personal, tengo amigos que amo y no me gustaría saber que algo les pase”.

 

Siempre

A las autoridades también se dirige la petición de Kenia, quien se ha expresado también en contra de propuestas de ley que atacarían la comunidad en Texas como la propuesta de ley SB29.

Cuando inicia el mes de junio llegan los festejos por el Orgullo LGBTQ+. Sin embargo, detrás de todo esto hay una comunidad que, además de la celebración por la visibilidad, necesita igualdad y respeto. Foto cortesía de Kenia Gallardo.

Que decía que hombres y mujeres trans no podían participar en los equipos del genero en el que se identifican y que castigarían a los padres que apoyaran la transformación de género de un menor de edad.

Aunque hubo muchas opiniones esta propuesta no llegó a pasar.

“De las autoridades necesitamos más protección”, expresó.

“Siempre nos sorprendemos de saber como los legisladores del estado o del país pueden tener esas ideas de ese tipo de leyes, que al final del día si nos atacan”.

Kenia tiene bien claro que para pedir, hay que dar, asegura que la comunidad LGBTQ+, a pesar de que pasan por situaciones difíciles, siempre están dispuestos a luchar como todo ciudadano por el bien común.

“Todos los días del año sepan que la comunidad LGB- TQ+, aportamos a la sociedad”, concluyó.

About Author

Domingo Banda