Noticias Inmigración

NIÑA SALVADOREÑA DE 12 AÑOS DEJA A SU MADRE ATRÁS AL CRUZAR EL RÍO GRANDE

NIÑA SALVADOREÑA DE 12 AÑOS DEJA A SU MADRE ATRÁS AL CRUZAR EL RÍO GRANDE

Texas.- La vida es dura, y más dura para una niña de 12 años de edad que pasó 12 días de trayecto por varios países para llegar a la frontera sur de este país. 

Se trata de Marely, una menor que al subirse a una especie de balsa, para cruzar el Río Grande apoyada de los traficantes de migrantes, desconocía que en su cruce su mamá se quedaría en México.

La historia la dio a conocer la agencia AP, donde destaca que antes de cruzar su mamá le dijo reiteradamente que la quería, con frases muy insistentes.

Marely vio como la balsa se alejaba de la orilla y su mamá quedaba atrás.

“Pensé que ella se había subido, pero no fue así”, dijo a la agencia AP Marely con lágrimas rodando por sus mejillas.

Pero en el momento de la separación ella no lloró ni les pidió a los contrabandistas que la llevaran de regreso con su madre.

“Yo sabía que ella estaba al otro lado. No había regreso. Ellos nos dijeron que comiésemos, que siguiéramos corriendo”, dijo Marely, quien se entregó a los agentes de la Patrulla Fronteriza en La Joya, Texas.

Narró que una vez en Estados Unidos se sumó a dos adolescentes que viajaban sin sus padres y un grupo de familias que escapaban de la pobreza, los estragos de tormentas y la violencia en sus países. Por dos horas, la niña de una aldea en el sur de El Salvador caminó mientras una tormenta amenazaba el valle del Río Grande en Texas, un atareado corredor para cruces fronterizos.

La madre de Marely le hizo aprenderse de memoria el nombre completo y el número telefónico de su abuela en Washington, DC, quien le dijo a la AP que esperaba recibir a su nieta.

Abril fue el segundo mes con más niños no acompañados encontrados en la frontera  (17 mil 171), luego del récord de 18 mil 960 en marzo, de acuerdo con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

En días recientes, agentes de la Guardia Fronteriza encontraron a cinco niñas no acompañadas, con edades de entre 7 años y 11 meses, cerca del pueblo fronterizo de Eagle Pass.

Agentes a 250 millas al sur en La Joya encontraron una noche a una niña hondureña de 8 años llamada Emely, que había estado caminando en la maleza durante seis horas con un grupo de extraños y había perdido un zapato en el lodo. Ella sollozaba descontroladamente porque perdió el número de su madre, quien según ella la esperaba en Estados Unidos, y no sabía dónde vivía.

About Author

Miguel Mejía

Nacido en la Ciudad de México tiene una trayectoria de 22 años como reportero en diversas fuentes informativas. Licenciado en Ciencias de la Comunicación de la Universidad Nacional Autónoma de México. Colaborador de La Prensa de Houston desde noviembre de 2018, y además colabora en medios del estado de Guanajuato. Una de sus primeras coberturas para La Prensa de Houston fue la “Caravana migrante”.