Home NoticiasLocales Amor que vence barreras culturales

Amor que vence barreras culturales

La clave de una relación multicultural es aceptar, apreciar y vivir lo que la cultura del otro ofrece.

by Estefanía López

Houston. – La vida en pareja ya es difícil, simplemente porque todos somos diferentes y si a eso le agregamos diferentes orígenes y culturas, puede ser aún más complicado. Sin embargo, esas diferencias siempre se pueden superar cuando hay amor y respeto. 

Las relaciones multiculturales se dan mucho en países como Estados Unidos donde gente de todas partes del mundo llegan. Tal como le pasó a María Lucia Zubillaga, una venezolana casada desde hace tres años con Neil Munro, quien es de Escocia.

Zubillaga cuenta que, realmente se dio cuenta de las diferencia entre sus dos culturas cuando empezaron a planear su boda empezaron, porque cada uno tenía una idea diferente de cómo debía ser una boda. Desde el número de invitados hasta a quién iban a invitar. 

“El proceso de estar comprometidos y planear una boda nos enseño mucho, que primero hay que encontrar la manera de reconciliar esas dos culturas, tratar de respetar y apreciar lo que tiene que ofrecer la cultura del otro”, comentó Zubillaga. 

Cada persona dependiendo de la cultura en la que creces tiene sus propias ideas de como debe de ser un matrimonio y que tipo de cosas se le deben enseñar a los hijos. La clave está en que en vez de pelear esas diferencias culturales debes aprender de ellas y eso hace a Munro.

“Mi suegro me dijo una vez, ‘beso a mis hijos cada vez que los veo’ (yo) nunca he besado a mi padre ni a mi madre y el afecto físico no es necesariamente común en un hogar escocés,” explicó Munro. 

En la cultura latina, que es comparada a otras más inclinada a mostrar afecto y eso lo ha ido aprendiendo Munro con su esposa. 

“En Venezuela es más un hecho cotidiano. No es reflejo de una disparidad emocional; simplemente nos expresamos de manera diferente (los escoceses). Como pareja, María Lucía y yo somos muy cariñosos el uno con el otro, pero hacemos pequeños ajustes cuando interactuamos en los círculos sociales del otro”, agregó Munro.

Con este tipo de cosas Zubillaga y Munro aprendieron que solo porque sus familias tengan diferentes maneras de expresar cariño y aprecio significa que pueden llegar a un término el cual todos estén felices.Este tipo de diferencias culturales ha enriquecido su matrimonio, en vez de hacerlo más difícil. 

Aunque Zubillaga acepta y respeta la cultura de su esposo escoces, todavía tienen situaciones difíciles debido a sus diferencias culturales, pero por el amor que se tienen están seguros de que lo podrán superar y seguir adelante con su matrimonio. 

 

Diferentes religiones 

Aparte de aprender sobre las diferentes culturas por diferencias de donde nacieron o de donde son sus raíces, muchos deben aprender cómo sobrellevar diferentes religiones.

Tal como el caso de Mario y Zinab Muñoz quienes llevan casi una década de casados. Mario es mexicoamericano, educado en la religión católica mientras que su esposa Zinab es de Egipto y fue educada en la religión musulmana.

Para Mario han sido años de aprendizaje de religión y de la cultura de su esposa, que, para muchos musulmanes, estas dos cosas van mano a mano. 

“Una de las diferencias culturales que fueron difíciles para mí fue que en la religión musulmana las mujeres son muy reservadas y no le pueden dar la mano a un hombre que no sea de su familia. Cuando yo intentaba darle la mano a una mujer musulmana se me quedaban viendo raro y después me acordaba que necesitaba tomar distancia”, señaló Muñoz.   

Para poder casarse con Zinab , Mario tuvo que cambiar de religión porque los papás de Zinab pusieron esa condición. Para él no fue difícil por el amor que le tiene a Zinab, pero otra fue la reacción de los papás de Mario. Sin embargo, poco a poco sus padres lo fueron aceptando.    

Para los latinos el consumir alcohol en situaciones sociales es algo normal, algo aceptable, pero en la cultura musulmana el consumir alcohol no es permitido, algo que le ha costado un poco acostumbrarse.

“Otra cosa que se me ha hecho difícil es que yo crecí en la comunidad hispana en donde nos gusta tomar alcohol y en la comunidad musulmana son muy estrictos con eso. Por ejemplo, en nuestra boda los papás de Zinab nos dejaron tener un bar abierto, pero tenía que estar escondido,” dijo Mario.

A pesar de las diferencias los Muñoz tienen más en común que diferencias, como las dos hijas una de ocho años y una recién nacida.  

Ambos matrimonios multiculturales dicen que la clave está en aceptar y respetar la cultura del otro ya que todas las culturas tienen mucho que ofrecer.

 

You may also like