Home Let's Talk Local La Búsqueda Del Sueño Americano

La Búsqueda Del Sueño Americano

by La Prensa de Houston

El Sueño Americano ha traído a la gente a Estados Unidos desde hace mucho tiempo. para los que son indocumentados, este sueño viene con vivir con el miedo de ser deportado. Este miedo controla sus vidas cotidianas, pero algunos mantienen la esperanza porque “siempre hay una luz al final del túnel”. Para muchos jóvenes inmigrantes indocumentados, el programa
DACA, firmado por presidente Barack Obama en 2012, se convirtió en esta luz brillante. Casi 10 años después, este rayo de la luz parece atenuarse a medida que más personas presionan para poner fin al programa.

Cuando Brian Gutiérrez llegó junto a su madre a Estados Unidos en busca de un mejor futuro, nunca imaginó que varios años después, se encontraría trabajando en tres trabajos para pagar la universidad comunitaria debido a que no puede adquirir un estatus legal en el país.

Nunca esperó que una decisión en julio de 2021 cambiara por completo todo su mundo y sus planes. Gutiérrez es un estudiante universitario que se ha enfrentado a varios obstáculos por no tener protección legal.

Su estatus le impedía solicitar ayuda financiera para sus estudios, mientras veía a sus amigos más cercanos recibir subvenciones y becas.

Describió cómo su experiencia al postularse a la universidad fue difícil, porque se sentía limitado al número de escuelas a las que podía aplicar. Entonces, al no recibir ninguna ayuda del gobierno, ahora trabaja para poder pagar sus clases.

Actualmente, asiste a San Jacinto Community College debido a que el costo de la matrícula es mucho más económico que en una universidad de cuatro años.

Gutiérrez buscaba ser parte del programa DACA para lograr un estatus legal en el país. Sin embargo, a principios de este año, un juez de Texas dictaminó que el programa era “ilegal”, por lo que bloqueó nuevas solicitudes de entrada; detuvo el proceso de cualquier solicitud pendiente y solo permitió que DACA continúe para los beneficiarios actuales.

Él pasó por el extenso proceso para solicitar ser beneficiario, gastó miles de dólares para contratar a un abogado y pagar la solicitud solo para no poder recibir el beneficio debido a la sentencia.

Gutiérrez, junto con muchos otros, ha quedado desilusionado en un país donde “la vida, la libertad y la búsqueda de felicidad” son considerados derechos inalienables.

Marisset Oporta, una beneficiaria actual de DACA y estudiante universitaria que asiste a la Universidad de Houston, explica la lucha económica por la que ha pasado debido a su estatus legal en el país.

Oporta encontró́ el proceso de solicitud de Texas Application for State Financial Aid (TAFSA por sus siglas en inglés), un programa de ayuda financiera ofrecido a no ciudadanos. Para ella fue extremadamente difícil y desafiante, especialmente como latina de primera generación.

La enorme barrera que enfrentó al igual que Gutiérrez fueron las becas. La joven describió que encontrar becas para los no ciudadanos es “casi imposible”. Aunque recibe ayuda a través de TAFSA, pero su paquete anual de ayuda económica que le ofrece el estado es “limitado”.

Esto la afecta para poder elegir un título para seguir después de su licenciatura, ya que no todos los programas de posgrado, ni las facultades de derecho están a la mano para otorgar ayuda financiera a estudiantes indocumentados.

Obtener un préstamo del gobierno también es difícil, ya que uno no puede obtener un préstamo sin tener un ciudadano estadounidense como codeudor.

“Siento que no puedo hacer mucho, incluso si tengo el deseo de hacer más. Tengo que sacar lo mejor de lo que está disponible para mí y con suerte, algún día allanar el camino para otros estudiantes indocumentados”.

MARISSET OPORTA

El estatus de Oporta le impide disfrutar de la experiencia universitaria completa. Ella está restringida a participar de ciertos programas como ‘Learning Abroad’, debido a su falta de documentos legales y otros que lamentablemente solo se ofrecen a aquellos con estatus legal.

A pesar de las desventajas, Oporta está agradecida por la oportunidad de tener una educación superior y ha optado por aceptar las limitaciones que vienen por su situación legal.

Incluso, con su oportunidad de estudiar en una universidad pública, Oporta teme que el fallo judicial también afectará a quienes están amparados por DACA debido a la polémica que ha suscitado.

Como ella, otros temen que eventualmente cierren completamente DACA.

Tanto Gutiérrez como Oporta enfrentan situaciones similares con la que muchos pueden relacionarse, especialmente cuando se trata de la incertidumbre de su futuro

Las personas que solo conocen a los EE. UU. como hogar se encuentran con la incertidumbre de no saber si dentro de un par de años, serán expulsados del único lugar que han conocido como su país. Entre promesas vacías y obstáculos, estudiantes como estos jóvenes comienzan a ver la meta de un futuro mejor como algo imposible de cumplir.

Después de esperar tantos años para que se abriera (DACA), se sentía como cualquier puerta para una oportunidad para un una vida mejor se había cerrado”
BRIAN GUTIÉRREZ

You may also like