Home NoticiasEditorial Viajar en Pandemia

Viajar en Pandemia

Después De Meses De Poca Actividad Las Aerolíneas En EE.UU. Están Viendo Más Movimiento, Pero Muchos Viajeros Están Inconformes Con Lo Que Se Encontraron A Su Regreso A Los Aires.

by Laura Gomez

El viajar por el mundo hace parte de los sueños de muchos, el conocer diferentes culturas, sabores y poder ver cómo viven en ese país, sin embargo, por la pandemia de COVID-19 muchos de los viajeros dejaron sus sueños en pausa. Ya casi dos años después, con tapabocas, vacunas y más información en mano los viajeros rompieron records de viaje en ‘Thanksgiving’ buscando conocer nuevos lugares o viajando a ver familiares después de meses de encierro. Como muchos, aproveché a viajar de forma internacional para ir a ver familia que desde 2018 no veía. En el pasado viajaba de forma regular por el trabajo y por placer, así que tengo una membrecía de viajeros frecuentes con una aerolínea norteamericana.

Con dicha aerolínea había tenido buenas experiencias, cordiales, puntales y justos en precio. Sin embargo, en este viaje las cosas fueron diferentes. Era mi primer vuelo internacional desde que inició la pandemia y en mi mente quería que todo fuera como antes, pero no fue así.

Algunos de los cambios más notables fueron los siguientes. Menos espacio para estirar las piernas, antes aun cuando tu boleto era catalogado como ‘economía’ los asientos eran lo suficientemente amplios para viajar cómodos, ahora no es tanto el caso. Yo cuento con suerte porque soy de estatura baja, pero mi hermano que mide 6’1 pies no contó con la mis más suerte.

Otro de los más notables cambios fue el servicio de comida. Previo a la pandemia, en un vuelo de cuatro horas o más siempre daban algo de comer. Si eran cuatro horas un sándwich liviano con papitas, si era más de cuatro horas era ya una cena con opciones típicas; carne o pollo. En esta ocasión repartieron unas galletas dulces y pretzels (galletas saladas), con su acompañamiento de bebida. Ahora no me crean desagradecida, pero el vuelo era más de cuatro horas, no fue nada económico y el hambre era mucha. Cuando le pregunte a una de las azafatas después del vuelo del porqué del cambio me dijo que era por seguridad para los viajeros, para que estuvieran menos tiempo con el tapabocas retirado.

Es una razón muy válida que tiene sentido, sin embargo, tarda casi el mismo tiempo comerse un pequeño sándwich que dos bolsas de galletas, y los viajeros están el mismo tiempo a la misma vez con su tapabocas retirado. Entonces como que contradice la idea de dar galletas en vez de un sándwich ¿no? Se que no estamos para estar viendo cambios así o ponerse de exigente, la verdad pese a sentirme un poco inconforme de haber pagado un buen monto de dinero para viajar y que las aerolíneas en vez de mejorar para quizás atraer más viajeros han bajado de nivel mientras cobran más, todo en nombre de la pandemia.

Para agregarle a lo mencionada justo cuando al parecer las cosas iban marchando hacia algo parecido a lo que era el 2019, pero como muchos predecían llegó otro variante y que es mucho más contagioso al cual le dieron el nombre Omicron. Casi de forma instantánea EE.UU. empezó a ver los efectos del variante al tener cientos de vuelos cancelados.

 

You may also like